Mythic Quest: por qué todos tendríamos que estar viendo esta serie

Te contamos de qué va esta producción que encuentran en Apple TV y que ya va por su segunda temporada.
El Canciller - Comentarios

Con un formato de sitcom moderno y algunos elementos que nos recuerdan a un The Office meets Silicon Valley, Mythic Quest logró convertirse en una de las joyitas de la temporada.

La acción se ubica en el lugar de trabajo donde se creó un popular videojuego multijugador del estilo de League of Legends y nos presenta al grupo de profesionales detrás de su creación.

Así, conocemos al director creativo, un narcisista de manual que todos los días se despierta con una idea disparatada que el resto del equipo tiene que ejecutar. También tenemos a Poppy, la ingeniera australiana y otra de las mentes detrás del desarrollo del juego, una nueva asistente con rasgos psicopáticos y Bran, el responsable de las finanzas que está dispuesto a todo para hacer que  el juego sea más rentable. El team se completa con las testers (dos chicas que trabajan jugando el juego y buscando errores) y el guionista veterano CW,  un tipo que sigue congelado en tiempo y que no termina de entender por completo el mundillo del gaming.

Todos ellos tienen algo que los diferencia y que los hace únicos y divertidos y esto se extiende a aquellos que no son recurrentes en la narrativa,  como la mujer de recursos humanos a quien todos confunden con una terapeuta,  o la community manager encerrada en el sótano al borde de un ataque de nervios.

Sin embargo, creemos que su mayor hallazgo está en la forma en la que se retrata la actualidad desde la tecnología, el uso de redes sociales, los haters y los nuevos streamers. La importancia del influencer hoy en día y la manera  en la que un único individuo de 14 años puede obligar a bajar un producto billonario del mercado,  son rasgos que caracterizan a nuestra sociedad en la actualidad y Mystic Quest se encarga de recordarnos los puntos positivos y negativos del presente en el que vivimos. 

Cast y Creadores:

Los showrunners de la serie Charlie Day y Rob McElhenney (que interpreta al dire creativo)  son los mismos que estuvieron detrás de Always Sunny in Philadelphia, otra sitcom súper exitosa que contó con 14 temporadas.  Por su parte,  la produ y guionista  Megan Ganz,  ocupó cargos similares en Community y Modern Family así que desde ahí podemos ver las similitudes entre todas estas producciones.

Aunque la serie no cuenta con un cast de actores de renombre (quizás el que más les suene sea Danni Pudi por su papel como Abed en Community) todos están casteados a la perfección para realzar a cada uno de los personajes.

Entre nuestros favoritos tenemos que destacar el especial que cuenta con la narración de Sir. Anthony Hopkins (Everlight, en la segunda entrega) y el episodio embotellado protagonizado por Jake Johnson (New Girl, TAG)Cristin Milioti (HIMYM, Palm Springs) y titulado Dark Quiet Death. 

Acá estamos ante un capítulo autoconclusivo:  Nos alejamos por completo de la trama para meternos en el backstory de estos dos desconocidos que habitan el mismo universo narrativo de Mystic Quest. La dupla interpreta a un matrimonio joven que  desarrolla un videojuego llamado A Dark Quiet Death y nos muestra lo que ocurre desde el momento de su creación a principios del 2000, su punto de máxima popularidad  y su llegada al ocaso. 

Otro de los que tenemos que destacar es el de Backstory (episodio 7 de la segunda temporada), en donde nos metemos en el pasado de CW (el novelista estrella) y que además funciona como un homenaje a los escritores de ciencia ficción con cameos de Bradbury  y a Asimov entre otros.

Al igual que la mayoría de las producciones que coincidieron su rodaje con el COVID19,

la serie de Apple TV  también tuvo su episodio pandémico y este es imperdible. Desde que el equipo debe trabajar de manera remota, Poppy se convirtió en una adicta al trabajo y no se baña desde hace días, mientras que en la productora mantienen calls a través de  zoom para supervisar a los profesionales mientras que al mismo tiempo intentan conseguir el efecto papita frita, una ilusión óptica a través de las cámaras de cada uno de ellos.

¿Les dimos suficientes razones para verla?