Muerte del mapuche: cambia el Gobierno su estrategia y le suelta la mano al Grupo Albatros

El Canciller - Comentarios

La muerte de Rafael Nahuel, el joven mapuche de 22 años que fue asesinado el sábado 25 de noiembre en Villa Mascardi, Bariloche, provocó, nuevamente, un zimbronazo en las fuerzas de seguridad nacionales.

La desaparición y muerte del artesano Santiago Maldonado fue el preámbulo de la explosión de una situación compleja que viene gestándose hace mucho tiempo: la represión desmedida de parte de aquellos que deben cuidarnos y garantizar nuestra seguridad.

En un confuso episodio enmarcado en dos versiones encontradas sobre el enfrentamiento, el único hecho cierto e inapelable es que una bala del Grupo Albatros acabó con la adolescente vida de Rafael.

Tras una concurrida protesta en Plaza de Mayo en reclamo de justicia y las polémicas declaraciones de Patricia Bullrich desafiando al principio de presunción de inocencia, Marcos Peña salió a la defensa de la Prefectura Naval Argentina, el Ministerio de Seguridad y los parques nacionales argentinos, pero no tanto del Grupo Albatros.

“La RAM es un grupo violento que no tiene la concepción de diálogo”, aseguró el jefe de Gabinete en una entrevista exclusiva con el programa A Dos Voces, de TN.

Marcos Peña: “La RAM es un grupo violento que no tiene la concepción de diálogo”.

Mientras reafirmaba la postura del Gobierno respecto a la defensa de parques nacionales argentinos ocupados ilegalmente por los mapuches, Peña también destacó la iniciativa de consenso con otros grupos indígenas que también reclaman tierras ancestrales.

Aunque resaltó que “no está bien que se iguale al que está cometiendo un delito con aquél que está ejerciendo el deber público en nombre del estado”, también exhibió una nueva estrategia al anticipar que “si alguien de las fuerzas hace algo mal, seremos los primeros en denunciarlo y apartarlos”.

“No hay que acusar a la Prefectura, sino investigar al Grupo Albatros. Los prefectos serán los primeros que serán investigados por la Justicia”.

Y agregó: “No hay que acusar a la Prefectura, sino investigar al Grupo Albatros. Los prefectos serán los primeros que serán investigados por la Justicia”.

Finalmente, volvió a marcarle la cancha a aquellos que vayan por afuera del diálogo y exigen un trato diferencial. “No es una negociación, no vamos a aceptar que las Fuerzas Armadas sean palpadas por los mapuches”, concluyó.