Moyano, Santa María, Balcedo, Caballo Suárez, Pata Medina y Monteros: la lista negra del Gobierno

El Canciller - Comentarios

Si esto fuera un partido de fútbol, el Gobierno podría decir que está ganando por goleada. Cuatro sindicalistas presos, dos en la mira y el resto recibiendo cuestionamientos semanalmente. La investigación contra Marcelo Balcedo (que derivó en una docena de allanamientos esta semana); el regreso a prisión de Omar Caballo Suarez y la incendiaria detención del referente de la UOCRA Bahía Blanca son gambetas festejadas en Casa Rosada.

Balcedo, titular del sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación, está preso en Montevideo. Lo acusan de haber montado una red para lavar dinero. La maniobra habría consistido en retirar unos 80 millones de pesos del SOEME a través de cheques del gremio siendo investigado por lavado de activos.

Dos jueces lo están investigando. Por un lado, Ernesto Kreplak, juez federal de La Plata, que continúa con los allanamientos en búsqueda de documentación y más bienes. Mientras tanto, en Uruguay, fueron embargados él y su esposa por diez millones de dólares a pedido de un fiscal.

Una casa en Monte Hermoso. Tres valijas con más de cinco millones de pesos en total. Cien mil dólares. Cocaína y marihuana. Con eso se encontraron los que fueron a detener a Humberto Monteros, referente de la UOCRA Bahía Blanca, acusado de extorsión y asociación ilícita. Tanto este caso como el de Balcedo son similares al de Juan Pablo Pata Medina, preso desde septiembre de 2017 por los mismos delitos que Monteros.

Caballo Suárez quiso torcer el partido. Y lo logró por 18 días. Preso desde septiembre de 2016 por ser supuestamente el jefe de una asociación ilícita y por haber extorsionado a empresas desde el SOMU, volvió a la cárcel esta semana después de que un juez le diera la domiciliaria y la Cámara se la revocara.

Los señalados

En este esquema de conflictos con los sindicatos, aparecen los nombres de Hugo Moyano y Victor Santa María. El primero, dirigente histórico de Camioneros, tiene dos frentes de los que ocuparse en medio de una batalla subterránea con el Gobierno: la situación con los barras en Independiente y la denuncia que le hicieron por irregularidades relacionadas con su gestión en el club y la empresa OCA.