Mientras define a ¿la? vice, juega Massa a dos puntas y se deja querer por los Fernández y Macri

El Canciller - Comentarios

Sergio Massa es el hombre político del momento. Desde que Cristina Fernández de Kirchner anunció que competirá en las elecciones presidenciales escoltando a Alberto Fernández, todas las miradas se posaron en el tigrense, que recibe desde marzo invitaciones para competir en las PASO dentro de Unidad Ciudadana pero aún mantiene su precandidatura dentro de Alternativa Federal. En este contexto, tendría una confirmación: según Eduardo Feinmann, su compañera de fórmula será Natalia De la Sota.

El líder del Frente Renovador está ante una disyuntiva, que se enmarca en el escenario electoral pero tendrá incidencias en el futuro de su partido, cualquiera sea la decisión que adopte. El kirchnerismo y el Gobierno nacional lo tironean, a sabiendas de que su caudal de votos se constituirá como esencial para dirimir el resultado de los comicios.

A falta de definiciones estratégicas, lo que sí tendría por seguro es quien lo acompañará en el binomio. Según consignó Eduardo Feinmann en A24, Natalia De la Sota, flamante legisladora provincial gracias al triunfo de Juan Schiaretti en Córdoba, es la elegida.

Su padre, emblema peronista en el distrito y excandidato presidencial por el FR, falleció súbitamente en un accidente automovilístico en octubre pasado. Más allá de la alianza que configuraron en 2015, el vínculo que mantenían trascendía a la política.

La disyuntiva de Massa

Mientras la alianza del peronismo no kirchnerista -del que dice seguir formando parte- amenaza con desintegrarse y no capitaliza la fuerza que parecía haberle dado el aplastante triunfo del mandatario cordobés, Massa sabe que los tiempos se acortan y que precisa retener la mayoría de los legisladores que posee en ambas cámaras. En este sentido, requiere formar parte de una coalición electoral que le garantice el primer o segundo puesto.

Del lado de Unidad Ciudadana, habría recibido dos propuestas. Anunciada la fórmula Kicillof-Magario que buscará arrebatarle la gobernación a María Eugenia Vidal, las alternativas propuestas por el kirchnerismo fueron competir en las PASO presidenciales ante Alberto Fernández o encabezar la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, relegando a Máximo Kirchner al segundo lugar. Según el conductor de A24 y Radio La Red, la oferta incluiría que tenga bajo su órbita a YPF, el Banco Provincia, la ANSES y el PAMI.

Por su parte, el Gobierno nacional lo habría tentado para que dispute una interna con Mauricio Macri dentro de Cambiemos. La jugada oficialista oficiaría de último recurso, para impedir que el tigrense juegue dentro del entramado de la expresidenta y sentencie el triunfo en favor de Unidad Ciudadana. Apelan a la amistad que mantiene con Horacio Rodríguez Larreta, quien iría pegado a su boleta como jefe de Gobierno, para seducirlo.

“Llegamos hasta acá porque el gobierno de Macri fracasó. Fracasó Macri, fracasó el y fracasó su gobierno. Y fracasó el supuesto mejor equipo de los últimos 50 años”, afirmó días atras en la cumbre del Frente Renovador. Un acuerdo que asoma inviable.