Metales y lobby mundial: aterriza la guerra comercial en el G20 y busca el Gobierno destrabar el proteccionismo de Trump

El Canciller - Comentarios

El proteccionismo de la administración de Donald Trump y las restricciones al acero y aluminio serán los principales temas de discusión en la cumbre del G20 que comienza hoy y reunirá hasta mañana a 22 ministros de finanzas, 17 presidentes de Bancos Centrales y 10 titulares de organizaciones internacionales en el flamante Centro de Convenciones y Exposiciones, en Recoleta. Bajo la prisma nacional, será el segundo test match del “regreso al mundo” del gobierno de Mauricio Macri. En la última reunión de la OMC, que convocó luminarias del establishment mundial en nuestro país en diciembre, terminó con resultados magros: solo hubo sinsabores y nulas definiciones.

Las restricciones del 25% al acero y el 8% al aluminio que fijó Trump el pasado 8 de marzo serán -hasta el momento- el gran tema de lobby y promete una encrucijada para el Gobierno: las exportaciones de ambos metales no son abundantes y los principales interesados en que se destrabe la situación son Techint (acero) y Aluar (aluminio), de Paolo Rocca y Javier Madanes Quintanilla, dos pesos pesados del círculo rojo vernáculo.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, dejarán de lado -al menos en lo formal- de las problemáticas puntuales del país y mirarán a la economía mundial desde una perspectiva macro. Se sentarán en la cabecera de la mesa de negociaciones y consensos entre bloques que parecen antagónicos: por un lado estará el secretario del Tesoro estadounidense, Steven T. Mnuchin, y por el otro la Unión Europea y China. La Argentina tendrá un doble desafío, ya que deberá dejar de lado la búsqueda de un acuerdo bilateral con la administración Trump y moderar una discusión que excede los intereses del país.

En las últimas semanas -a través de Miguel Braun, el emisario de Macri-, el Gobierno intentó destrabar las restricciones de Estados Unidos. No obstante, lejos de encontrar excepciones a la medida de Trump, no mantiene una postura aguerrida, y por lo que se presume quiere mantener el buen vínculo.

El Gobierno de Trump cambió la lógica que imperó por décadas en Estados Unidos: prometió bajo dos eslóganes (“Make America Great Again”, y America First) promover el proteccionismo. Y lo cumplió.

Mañana por la tarde habrá un momento importante del encuentro, se conocerá a través de un documento conjunto si la moderación argentina dejó algún resultado concreto entre las tensiones económicas globales. La misión del Gobierno, es en todo caso, no repetir lo que ocurrió en la OMC, en diciembre.

Los principales exportadores de acero a Estados Unidos

Los principales exportadores de aluminio a Estados Unidos