Messi y Maradona en el cielo: la historia detrás de la “Capilla Sixtina” de Barracas

El Canciller - Comentarios

“Cualquier chico sueña con ser Maradona y Messi, o cualquiera de las figuras que están ahí. Y habitualmente cuando uno sueña algo, mira al cielo y lo desea. Lo que representa la obra es que podés alcanzar lo que te proponés”, explica Sebastián García, el creador de la “Capilla Sixtina” de Barracas.

Inspirados en la obra icónica del Vaticano, un grupo de padres creó el diseño con los ídolos del fútbol y lo instaló en el techo de la cancha de fútbol 5. A diferencia de la pintura, se trata de una lona publicitaria de 500 metros cuadrados. “Nueve carteles de la Lugones juntas”, agrega García sobre la instalación que realizaron hace cinco años.

“Es un club que estaba totalmente abandonado, acéfalo. Con un grupo de padres nos pusimos a trabajar para recuperarlo. Lo pusimos en valor. De 150 personas que iban, hoy van 500. Pusimos en marcha un lugar abandonado”, relata del club barrial que se enorgullece de ser “el que más banca a la Selección”. Cuando Messi renunció tras la Copa América Centenario en 2016, los chicos que juegan en las inferiores fueron a recibirlo a Ezeiza con remeras que pedían que no se vaya.

“Es un espacio de la comunidad con una singularidad: los niños hace 30 años que no pagan cuota. Si hay un adulto o niño que no tiene fondos para realizar la actividad, se hace igual de manera gratuita. Si deja de practicar una actividad, es porque no quiere, no porque no puede”, describe el padre que en su tiempo libre colabora con la Institución y resume: “Cada chico ganado a la calle es un título obtenido”.