megaoperativo: mil policías y un freno judicial

El Canciller - Comentarios

La zona del Congreso volvió a amanecer blindada. Tras el fallido intento del jueves pasado de sancionar la reforma previsional, en donde terminó en un caos generalizado y la represión de las fuerzas de seguridad sobre los manifestantes, el Gobierno redobló la apuesta y desplegó más de más de mil policías en las inmediaciones del palacio legislativo. No obstante, a primera hora la jueza La jueza Patricia López Vergara, del juzgado en lo Contencioso y Administrativo N°6, hizo lugar a un amparo y conminó al ministerio de Justicia y Seguridad porteño para que adopte medidas para garantizar la seguridad de los manifestantes en la movilización. En resumen: no podrán portar armas letales.


La decisión de la jueza se da en un contexto de máxima tensión en la antesala del tratamiento legislativo de la reforma previsional. El operativo que desplegó el jueves la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dejó un saldo de al menos 41 detenidos y múltiples heridos, incluyendo propios agentes de seguridad. La diputada por Cambiemos, Elisa “Lilita” Carrió cruzó a la ministra por el operativo y le dijo que “no se necesita tanto gendarme, la ministra tiene que parar”.

El operativo que dispuso el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’alessandro, contiene mil policías en total, de los cuales habrá más de 400 uniformados en tres cuadras a la redonda del Parlamento, mientras que el resto se repartirá en las adyacencias junto con el apoyo del personal de las comisarías 5ta. y 6ta. y más alejados de ese perímetro miembros de las dependencias 3era. 4ta. y 16ta. El ministro de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo, aseguró que “el operativo tiene como finalidad permitir que en el Congreso se pueda sesionar”.

Las medidas que dispuso la jueza López Vergara:

  • El ministerio de Justicia y Seguridad deberá informar al juzgado cuáles son las fuerzas de seguridad destinadas al operativo. Además, deberán contar con uniformes e identificaciones correspondientes.

  • Los agentes no podrán utilizar armas de fuego y que las balas de goma y gases lacrimógenos solo podrán ser utilizados como “último recurso”.

  • La Justicia determinó que la Policía de la Ciudad deberá entregarle todas las filmaciones y que tendrá que informar la nómina de vehículos que estarán destinados al operativo.