Mascotas “en cuarentena”: perros y gatos sin hogar y falta de insumos en refugios

Los criaderos de perros no están abiertos para vender, tampoco los refugios los dan en adopción. El aislamiento no les impide a los proteccionistas brindar ayuda.
El Canciller - Comentarios
@paola hola necesito saber si el...

Los perros que están en refugios para ser entregados en adopción, continúan a la espera de una familia. Ante el aislamiento obligatorio, las adopciones de los animales no están habilitadas, y ya comienzan a faltar remedios y alimentos.

En la página Change.org ya hicieron una solicitada que busca firmas para que el presidente Alberto Fernández y los intendentes “den apoyo a las personas que trabajan y asisten a los refugios para que puedan entregar comida y medicamentos“. Hasta el momento juntaron más de 40.000 firmas.

“La adopción de perros no es un delivery”, explica el presidente de Ayudacan, Mauro Aguilera. A la hora de sumar un perro a un hogar es importante la adaptación del mismo a sus nuevos dueños. “Hay que hacer una adaptación previa, ya que trabajamos con perros que estuvieron alojados en el Instituto de Zoonosis Luis Pasteur, con problemas de conducta y necesitan rehabilitación”, explica Aguilera.

El presidente de Ayudacan sostiene que “todos los hogares de tránsito y adopción se encuentran en la misma situación”. Ante esto surge otro problema: no se presentan los voluntarios. “Estamos solamente mi mujer y yo para jugar con los perros y rotarlos de canil”, agrega.

Las personas donan alimento balanceado a través de la página Mis Pichos o Mercado Pago. “No recibimos dinero, para mantener la transparencia. Si donaron una bolsa de comida balanceada va a ser para un perro u otro, no será usada para otra cosa”, sostiene Aguilera.

Proteccionistas

Pese a la existencia de refugios, muchos gatos viven en la calle, y son cuidados y alimentados por proteccionistas. Irene Feuerharmer vive en Caballito pero va hasta la Parroquia Nuestra Señora de Caacupé, enfrente del Parque Rivadavia, para darles de comer a seis gatos que hizo castrar. “El portón de la iglesia siempre está abierto pero ahora no, entonces les dejo la comida en el muro. Es una odisea que el portón esté cerrado”, explica.

Aunque la cuarentena limita la circulación, Irene dice: “Salgo a diario para darles de comer a los gatitos, incluso tengo que tomar colectivos. La cuarentena casi no la puedo hacer porque tengo que alimentar a muchos animales que viven en la calle“.

Los gatos que viven en las inmediaciones de la Parroquia Caacupé.

Los proteccionistas costean con sus recursos los gastos de la alimentación de los gatos de la calle.  “Les doy un balanceado de buena calidad porque si no les cae mal, pese a que es muy costoso”, sostiene.

Como no tiene espacio en su casa, una señora le presta su hogar para refugiar a gatos rescatados. “Día por medio voy a darles de comer, me turno con otra chica”, dice Feuerharmer. También recibe del Instituto de Zoonosis Luis Pasteur animales que sus dueños los abandonan allí. Y agrega: “El Pasteur me llama para avisarme que hay gatitos para refugiar y los llevo a la casa de la señora, después intento darlos en adopción”.

También Nadia Geréz es proteccionista independiente de gatos. “Algunos adoptantes nos depositan dinero en una cuenta que tenemos en Animalandia y ellos nos traen el alimento a domicilio”, dice.  Y agrega: “Por la cuarentena la gente dejó de ayudar, pero la estamos remando”.

Criaderos

El encierro y, en muchas casos, el tiempo libre puede que conduzca al aumento de consultas para la compra de los canes en los criaderos. Pese a que los criaderos no están autorizados a vender perros en estos momentos.

“Hay más consultas durante la cuarentena, entre dos y tres por día”, explica Diego Banga, criador de chow chow, pug y pomerania. El criadero está ubicado en la Provincia de Buenos Aires y su dueño explica que es “uno de los pocos que existen de chow chow en Argentina”.

Cada chow chow cuesta $35.000. “La gente está aburrida por el aislamiento obligatorio y llaman para preguntar si tenemos perros disponibles, los sexos y los colores. También nos piden que les enviemos fotos”, sostiene Banga. Al momento de comunicarles el valor de cada cachorro “salen corriendo”.

El chow chow surgió en China.

En Belén de Escobar, el criadero The Great Paradise vende distintas razas de perros. Tuvo un incremento de consultas en estos días de aislamiento. “Aumentaron las consultas para saber si hay cachorros“, explica Mónica Palomino. Y agrega: “Ahora no tengo, en unos días van a nacer. A medida que nacen aviso según la raza”.

“Siempre tengo mucha cantidad de consultas, y muchas de ellas son porque están esperando que finalice la cuarentena y quieren saber como vamos a hacer con los envíos“, explica Antuus Ruiz Notari del criadero de chow chow y pomerania llamado Blue Dream, en Córdoba.

Te recomendamos leer

Recomendaciones para pasear perros

El aislamiento obligatorio, dispuesto el 20 de marzo pasado, habilitó que las veterinarias sigan funcionando, pero no resolvió si se pueden pasear o no a los perros. El sentido común hizo que los dueños de los animales los saquen de sus casas.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación estableció distintas pautas para llevar a los canes a la calle durante el aislamiento obligatorio.

  • Las mascotas pueden salir, pero no pasear, por las inmediaciones de la casa.
  • Solo una persona puede sacar al perro.
  • Se debe tirar lavandina sobre los lugares donde orine y defeque el animal, después de levantar la material fecal.
  • Debe haber más de un metro y medio entre las personas y el perro en la calle y se deben respetar las pautas de higiene.
  • Cuando se retorne a la casa, se deben desinfectar las patas de las mascotas. La persona debe lavarse durante más de 20 segundos las manos y cambiarse la ropa.
  • Los horarios de salida aconsejan que sean a la mañana temprano o a la noche, ya que hay menos personas circulando.