Marcos, Dujovne y Carrió: se encierra el Gobierno en una agenda de desconcierto

El Canciller - Comentarios

Son días de desconcierto para Cambiemos, y los funcionarios lo saben. En las últimas 24 horas, entre intentos de apaciguar a los mercados y declaraciones cruzadas entre funcionarios, Marcos Peña y Elisa Carrió tuvieron que apelar a la misma estrategia por errores no forzados propios: aclarar en las redes lo que apareció en los medios. Incluso hubo versiones cruzadas entre ellos.

El jefe de Gabinete, que ayer dijo que la posibilidad de aplicar impuestos a los pasajes al exterior estaba “sobre la mesa”, minutos después usó su cuenta de Twitter para explicar que no habrá suba de impuestos y que solo dijo que “hay sectores que creen que debería ser más alto”.

Ayer, en el Congreso, Dujovne fue a explicar el acuerdo con el FMI y tuvo que aclarar que no está previsto tocar el Pacto Fiscal ni implementar nuevos impuestos, en referencia al reclamo de los gobernadores y a las declaraciones de Peña.

Hoy fue el turno de Lilita, que tras pedirle a la clase media que “dé propinas” como un paliativo a la crisis, fue “escrachada” por un mozo platense que dijo que, cuando la atendió, gastó 300 pesos y le dejó apenas un billete de 5 y algunas monedas.

La diputada twitteó hoy que era lo único que tenía en la billetera y que le pidió perdón. De paso, se comprometió a ir a La Plata a dejarle más, aunque no calculó bien la distancia.

Incluso, el periodista Paulo Vilouta salió a defender a Carrió, manteniendo en agenda un tema banal como las “propinas”. “En EE.UU. las propinas mueven 36.400 millones de dolares al año”, señaló sin tener en cuenta que en dicho país esta modalidad se encuentra regulada y en la mayoría de los casos incluida al costo final del servicio.

El colmo llegó cuando Peña tuvo que explicar, también, una declaración de Carrió. La diputada reveló que el presidente le confesó que abrió el debate por el aborto porque le aseguraron que no iba a salir, y lo calificó como un “error casi de ingenuidad”. Peña aclaró en Twitter que Macri “es prescindente en el tratamiento parlamentario del aborto” y Carrió lo convalidó con un retweet.

Usar las redes para aclarar lo que afirman los medios siempre fue un recurso de Peña, pero todas sus publicaciones recientes están destinadas a lo mismo. De hecho, la semana pasada también tuvo que desmentir (otra vez) la existencia de “trolls” oficialistas.