Mandzukic, Modric y Rakitic: Croacia, un incómodo rival que espera en la cima

El Canciller - Comentarios

El jueves 21 de junio, a las 15 hs de nuestro país, Argentina disputará su segundo partido ante Croacia, en la ciudad de Nizhni. La selección que dirige Sampaoli llega con un punto, tras empatar con Islandia, mientras que los europeos consiguieron sumar de a tres frente a Nigeria.

Por el nivel de jugadores, el duelo entre argentinos y croatas sin dudas será uno de los más atractivos de la primera fase del Mundial: Messi, Modric, Agüero, Rakitic, Mandzukic o Di María son algunos de las estrellas que veremos en cancha. Y podríamos seguir enumerando.

TRAS LOS PASOS DE SUKER

Esta generación de jugadores croatas, de gran talento, con participación en equipos de la talla del Real Madrid, Barcelona o Juventus, hace recordar a la que alcanzó el tercer puesto en el Mundial 98, disputado en Francia.

En aquella oportunidad, el equipo liderado por el histórico Davor Suker (goleador de la copa) fue una de las grandes sorpresas y recién fue derrotado por el local, y posterior campeón, en las semifinales. Sin embargo, jugadores como Zvonimir Boban, Robert Prosinecki o el mencionado Suker marcaron el camino que hoy retoma el equipo que dirige Zlatko Dalic.

Tras la épica del 98, Croacia entró en un bajón que incluyó una ausencia mundialista en Sudáfrica 2010. De hecho, en los tres mundiales que disputaron post Francia ni siquiera lograron superar la primera fase.

La clasificación para Rusia tampoco fue sencilla: arrancaron como claros favoritos en el grupo I pero finalmente, con varios resultados negativos en el final como un empate de local ante Finlandia y una derrota con Turquía, fue Ia sorprendente Islandia la que consiguió el pasaje directo al Mundial.

El sorteo del repechaje les jugó a favor y Croacia, con cambio de DT incluido, superó sin inconvenientes a Grecia, para clasificarse a un mundial por quinta vez en su joven historia como país independiente.

¿Qué tiene Croacia para preocupar a la Argentina? Fácil: una mitad de cancha que nada tiene que envidiarles a las selecciones candidatas a levantar la copa el 15 de julio próximo. El esquema que utiliza el DT Dalic es 4-2-3-1. Esos dos que se ubican por delante de la defensa son Marcelo Brozovic, del Inter, e Ivan Rakitic,compañero de Messi en el Barcelona. Ellos le dan un equilibrio clave al equipo, sobre todo Rakitic, jugador que en los últimos años se convirtió en figura del club catalán, con todo lo que eso significa.

Si el binomio del medio campo es eficiente, qué decir de los cuatro ofensivos que juegan adelante. Luka Modric es el “Messi croata”,  un media punta que juega libre en la cancha y que puede recuperar, asistir o bien anotar. El rubio fue una de las mejores compras que hizo el Real Madrid en los últimos años: sin ser un fichaje rutilante, se ganó un lugar en los 11 y hoy ya es un indiscutible entre los “merengues”.

A la hora de planear el partido, suponemos que Sampaoli debe estar hace meses pensando cómo poder controlar el poder ofensivo que presentan los croatas. No será fácil, sobre todo si tenemos en cuenta que aún no queda claro quiénes serán los integrantes del mediocampo argentino. Ya sea Mascherano, Biglia y/o Banega (dos de ellos hasta podrían jugar juntos), ninguno atraviesa un gran nivel en la actualidad por lo que no la tendrán sencilla a la hora de frenar el ataque de Croacia.

A lo ya dicho, hay que agregarle jugadores de peso como Ivan Perisic, del Inter, y los dos goleadores que tiene Croacia, que suelen alternarse en el 11 inicial: Nikola Kalinic, del Milán (17 goles en la Selección) y Mario Mandzukic, compañero de Higuaín en el ataque de la Juve y máximo anotador del equipo, con 30 goles. Se trata jugadores altos, de gran juego aéreo, por lo que, como señalábamos en el análisis del partido ante Islandia, será clave el rol de Federico Fazio y de Nicolás Otamendi para “fajarse” con los tanques balcánicos.

De todos modos, la Selección Argentina tiene varias a favor: más allá de la calidad individual (sobre todo en el ataque), Croacia aún es una selección “nueva”, de poca experiencia internacional. Y ese respeto a veces es perjudicial a la hora de enfrentarse con las potencias, por más disminuido que llegue el conjunto de Sampaoli.

Recientemente, en una entrevista concedida al Diario Olé, el entrenador Dalic aseguró que “Argentina es una de las candidatas al título. Es una gran motivación jugar contra el mejor jugador del mundo y uno de los equipos premium del planeta”. Está claro que es una estrategia para quitarle presión a sus jugadores, pero también demuestra que existe un gran respeto y que no se sienten favoritos para el choque.

Todavía faltan unas semanas. Pero ese sábado 21 de junio, alrededor de las 5 de la tarde, ya sabremos si Argentina se encuentra clasificado, o si, por el contrario, habrá que esperar con nerviosismo el tercer duelo de fase de grupos, ante Nigeria.