Mandan a la cancha a la esposa de Santilli para sumar más mujeres al cartel de Cambiemos

El Canciller - Comentarios

El oficialismo decidió lanzar a la política a Analía Maiorana, la esposa del vicejefe de Gobierno de la Ciudad, Diego Santilli, en aras de aumentar la representación femenina en el oficialismo. En las últimas semanas, el Gobierno Nacional recibió algunas críticas debido a la mayoría de hombres por sobre mujeres en en la función pública y en cargos de relevancia.

Desde el minuto cero, Cambiemos sostuvo que no es cierto que el oficialismo no le da relevancia a las mujeres en el espacio. Para argumentarlo, los funcionarios oficialistas muestran los papeles de la gobernadora María Eugenia Vidal, la vicepresidente Gabriella Michetti y la diputada nacional por la Ciudad, Elisa Carrió, tres de las caras más importantes de la política nacional, todas pertenecientes al oficialismo.

Sin embargo, el partido que lidera Mauricio Macri busca aumentar la cantidad de mujeres y, en ese plano, la esposa de Diego Santilli aparece como prioridad para replicar el modelo “Mariu”: una cara nueva que acapara la escena política nacional de un día para el otro.

La esposa de Diego Santilli aparece como prioridad para replicar el modelo de “Mariu”

La ex modelo de 45 años es desconocida en la política: un arma de doble filo que el oficialismo supo explotar con la misma Vidal a la hora de hacerle ganar imagen positiva en los meses previos a las elecciones de la provincia de Buenos Aires. Maiorana conoce de cámaras, no le tiene miedo a los micrófonos y suele mostrarse junto a su esposo en la actividad oficial.

En 2017 protagonizó por unos días el escenario de los medios, cuando le ganó un juicio a Google y Yahoo! debido a que su nombre aparecía vinculado a la pornografía. No fue la primera mujer que denunció algo similar, de hecho, hubo más de 38 personas que demandaron a los buscadores porque sostenían que el hecho de aparecer vinculadas a páginas para adultos las estigmatizaba a la hora de buscar trabajo. Los resultados fueron buenos para la esposa de Santilli: cobró 1,8 millones de pesos.