Malvinas: celebra el Gobierno un fallo de la Corte Internacional que reaviva el reclamo

El Canciller - Comentarios

En una resolución que puede significar un avance en el reclamo por las Islas Malvinas, la Corte Internacional de Justicia de la ONU emitió su opinión consultiva sobre la separación del Archipiélago de Chagos de las Islas Mauricio, e instó al Reino Unido para que ponga fin a la colonización del archipiélago “lo más rápidamente posible” y sin condicionamientos.

Según afirma el comunicado de Cancillería, la Corte definió por 13 votos a 1 que la separación de Chagos no fue válida y que constituyó un hecho ilícito que involucra responsabilidad internacional. Se consideró que el Reino Unido tiene la obligación de poner fin a la administración de Chagos y de permitir que se complete la descolonización de Mauricio, y exhortó a todos los Estados a cooperar con las Naciones Unidas en este proceso.

La opinión consultiva, que fue solicitada en 2017 por la Asamblea General de la ONU, da fin a un histórico reclamo de las Islas Mauricio. Además, deslegitima el argumento de la autodeterminación de los pueblos y refuerza el posicionamiento de Argentina en materia jurídica por el pedido de soberanía en Malvinas.

Según argumentó el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, en conferencia de prensa, es un hecho importante al que hay que prestarle atención. “Se trata, en el caso del archipiélago de Chagos, como en el de Malvinas, de una situación de desmembramiento territorial donde la población que se encontraba en las islas fue trasladada contra su voluntad, en este caso al territorio continental argentino, en 1833”, sostuvo.

La CIJ le quitó valor al referéndum de 2013 en el que los habitantes de las Malvinas votaron a favor de seguir perteneciendo a Reino Unido, y decidió que quienes definan las medidas para descolonizar el territorio no autónomo en este caso, serán los mismos órganos que tratan el pedido de las Malvinas, es decir, la Asamblea General y el comité de Descolonización.

El archipiélago de Chagos era parte de la colonia británica de las Islas Mauricio y en 1965 el Reino Unido expulsó a su población, lo separó del territorio y lo brindó a EEUU para una base militar, aún hoy operativa.