Mal síntoma: se baja de las redes el principal defensor de la política económica del PRO

El Canciller - Comentarios

Martín Tetaz se convirtió desde el minuto uno en la voz más amigable con el Gobierno en materia económica. Desde las redes sociales y en el programa de Jorge Lanata en radio Mitre supo hacer malabares para contener las críticas en torno el rumbo financiero del Gobierno.

En este escenario, el economista estuvo en las últimas horas en el centro de los flashes después de anununciar que dejará de participar en Twitter: “Estimados seguidores. Tengo dos compromisos editoriales pendientes y mucho trabajo atrasado. He decidido suspender mi participación en las redes sociales por unos meses, hasta ponerme al día con mis responsabilidades laborales”.

Así, en un poco más de 140 caracteres, Tetaz abandonó temporalmente la red social, 24 horas antes del anuncio crucial del gobierno de Cambiemos para pedir un rescate del Fondo Monetario Internacional después de la explosión del dólar por encima de los $23.

Aunque alternó algunas críticas moderadas, el especialista supo justificar las constantes intervenciones del Banco Central con la pérdida de reservas y la suba de las tasas de interés para contener a la divisa norteamericana.

El 16 de abril, el economista de Lanata había marcado algunas diferencias con algunas decisiones de la Casa Rosada. “El dato de la inflación núcleo de marzo es muy preocupante, porque ascendió a 2,6 por ciento y sube sin prisa, pero sin pausa, desde diciembre pasado, cuando el Banco Central, a instancias de Jefatura de Gabinete, cambió las metas de inflación y relajó su política monetaria”, decía entonces, para sorpresa de todo el arco político.

Hoy, su fuga de las redes sociales no es un buen síntoma para Cambiemos, que atraviesa los días más difíciles desde que Macri asumió la Presidencia. Despertó todo tipo de especulaciones sobre el alejamiento del economista afín al Gobierno para evitar el debate sobre las medidas y la ayuda del FMI.

La extraña teoría de Tetaz para bajar la inflación

Sus consejos al Banco Central