Los números de Macri, el festejo de Pinedo y el slogan taquillero de la economía de Cambiemos

El Canciller - Comentarios

El cóctel que se sirvió en la mayor parte de tres de los cuatro años del macrismo. Inflación acumulada de 30%, caída del Producto Bruto Interno cercana al 3%, tasas de interés voladoras, crédito nulo, mega suba de tarifas, endeudamiento por 45 puntos del PBI, cerca de 250 puntos de aumento del riesgo país, desocupación en 9% y pobreza del 33,6%. ¿Es por acá?

Estanflación -inflación más recesión- es la palabra que acompañará a la economía de Cambiemos en los libros de historia futuros. Pero aún el diagnóstico fatal no le impide al Gobierno soñar con un segundo mandato que encauce un camino en el que cada vez menos nombres propios -incluso dentro del oficialismo- confían.


Inflación en la era Macri. Fuente: Christian Buteler

En su viaje al sur, justo después de terminar sus vacaciones, el primer mandatario hizo suyo un slogan que circula entre los que creen que se puede leer números sin ver la economía real y, por eso, equivocan tanto los números como la lectura de la economía real. “Es por acá”, enfatizó el mandatario.

No son pocos los que, como el presidente, el más devoto en la religión del ajuste, aún creen en el camino que eligió el empresario que llegó a la Casa Rosada. Según la última encuesta de Rouvier y Asociados, el primer mandatario tenía 37,4% de imagen positiva en junio de 2018; hoy tiene 41,1%. La principal líder de la oposición, Cristina Kirchner, ostenta el 42,1%, lo que configura un empate técnico si se tiene en cuenta el margen de error (2,8%).

En los sondeos de perspectivas económicas, la mayoría de la gente cree que dentro de un año estará peor. Federico Pinedo explica en parte cómo se  sostiene la imagen positiva e intención de voto del presidente. “Inflación: octubre 5,4%, noviembre 3,2%, diciembre 2,6%. Es por acá”, escribió en su Twitter.

Festejar 10% de inflación en tres meses con una mínima de 2,6% refleja lo bajas que son las propias expectativas del Gobierno que prometió llevarla a un dígito en un año. En sentido similar a Pinedo se expresan los funcionarios e incluso periodistas que hoy celebran la “estabilidad cambiaria” de un dólar que era por lo menos tres veces más chico que cuando se abandonó el cepo cambiario.

Lo mismo sucede ahora con el riesgo país, actualmente en 678 puntos básicos, 400 puntos más alto que en la mayoría de los países de la región, y con la tasa de interés del Banco Central, que le deja a los bancos casi un 100% de ganancias frente a un dólar que se estaba más caro el primer día de octubre que hoy.

Sin ministerio de Salud frente a una epidemia que comenzó en Chubut pero de la que ya se registraron casos en el norte, en Buenos Aires y en Entre Ríos, ni de Trabajo ante a una caída general del poder adquisitivo cercana al 17% en tres años, las cifras de las encuestas demuestran que lo real cada vez tiene menos incidencia y que el “voto bolsillo” es un relativo. Pero los números también señalan que no es tan seguro que sea por acá.