Los movimientos sociales afines al Gobierno crearán un nuevo partido político: buscan ganar peso dentro del Frente de Todos

Sin nombre ni personería jurídico-política aún, el Movimiento Evita y Barrios de Pie dan los primeros pasos en busca de “mayor representación política” dentro de la coalición gobernante.
El Canciller - Comentarios

La Mesa Nacional de Movimiento Evita tuvo el fin de semana pasado a dos invitados estelares: el nuevo jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, y el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta; ambos dirigentes asociados –en mayor o menor medida– al presidente Alberto Fernández. Con la semana negra post-PASO atrás, el oficialismo debate internamente distintas estrategias para revertir el resultado en noviembre o, por lo menos, para lograr una derrota más decorosa.

En los encuentros periódicos de la organización social comandada por Emilio Pérsico y Fernando ‘Chino’ Navarro se discuten los lineamientos a seguir desde esa militancia. Esta ocasión no fue la excepción y se coló una propuesta que venía craneándose hace meses pero que no había trascendido en público: la idea de crear un partido político de los movimientos sociales.

La experiencia previa de conformar la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) –un gremio fundado por el Evita, Barrios de Pie, la CCC, la CTEP y el Frente Popular Darío Santillán con el propósito de amparar a la gran masa de quienes trabajan en la informalidad– generó malestar en los sindicatos tradicionales de la CGT y al mismo tiempo dio cauce a una tendencia cada vez más creciente: el ahínco de los movimientos sociales para ganar más terreno dentro del Frente de Todos (FdT).

¿Nace un partido?

“La idea es expresar políticamente lo que se viene dando hace tiempo en el trabajo social”, explican ante la consulta de este medio en Barrios de Pie, la organización que dirige Daniel Menéndez, subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo Social y decimosexto candidato a diputado nacional.

Lo que buscan es “más representación política, mayor posibilidad de incidir en el día a día del FdT y fortalecer el proceso de unidad”. En la previa del cierre de listas del 24 de junio se hizo conocida la “Mesa de los Lunes”, donde actores de diversos sectores como Máximo Kirchner, Santiago Cafiero, Wado de Pedro, Gabriel Katopodis, Axel Kicillof y Martín Insaurralde diagramaban los pilares de lo que sería más tarde la estrategia de campaña y los lugares que se repartirían en las nóminas presentadas por la coalición gobernante. En aquella cúpula, los movimientos sociales no tuvieron representación concreta. En esa, como en tantas otras, el nuevo partido impulsado por el Evita y Barrios de Pie buscará tener su lugar.

Si bien la motivación de las organizaciones está muy presente, lo cierto es que la idea aún “está verde”. No se ha avanzado en la concreción de la personería jurídico-política y mucho menos en un nombre. En la mesa chica de la alianza conformada por Pérsico, Navarro y Menéndez tienen la intención de sumar a otros a la iniciativa. No obstante, algunos como Juan Carlos Alderete, líder de la Corriente Clasista Combativa (CCC) descartó la idea de integrarse. “Nosotros ya tenemos apersonamiento electoral nacional hace algunos años en 14 provincias”, explicó en diálogo con El Canciller.