Logra Macri un acuerdo para exportarle acero a la Unión Europea y le hace un guiño a Paolo Rocca

El Canciller - Comentarios

La Unión Europea eliminó barreras impositivas para la importación de acero argentino, lo que se convierte en una luz al final del túnel para paliar la crisis y una medida para mejorar la relación del Gobierno con Techint.

El Ejecutivo, a través de la secretaría de Energía encabezada por Gustavo Lopetegui, le había comunicado a las petroleras que operan en Vaca Muerta que recortarían los subsidios y que no considerarían proyectos adicionales a los ya aprobados.

Esta medida para readecuar el flujo de fondos, que responde al ajuste fiscal que propone el Fondo Monetario Internacional, significó un duro revés para Tecpetrol, la petrolera de Techint que concentra el 70% de las subvenciones y que perderá, según sus cálculos, unos US$5.655 millones.

Tras varios años de buena relación entre el presidente Mauricio Macri y el Grupo Techint, este cambio sustancial provocó el rechazo del directorio empresarial, y junto con la situación que atraviesa en el mercado local, con la caída del consumo y el desplome de la actividad industrial, generaron el peor momento para la compañía.

Ahora, la Comisión Europea le da esperanzas. El organismo aseguró que Argentina quedará excluida de la aplicación de medidas de restricción para la importaciones de acero, un sector en el que Techint tiene su fortaleza, ya que es el principal productor de acero en el país y el mayor fabricante de tubos de acero sin costuras en el mundo.

La medida, que eliminará un arancel adicional del 25% en siderurgia, no sólo multiplicará las ganancias para el holding de Paolo Rocca, sino que será clave para el Gobierno para mejorar el potencial competitivo del país y permitir un aumento en el ingreso de divisas frente a situación económica compleja.

La decisión permitirá seguir con la exportación de productos de acero que, durante el período 2012-2017, registró ventas por 188 millones de Euros.

Este nuevo avance le garantizará a Argentina el acceso al mercado comunitario para exportar y se traducirá, además, en una apertura de mercados en la UE, una prioridad fundamental que fue el deseo de Macri desde que asumió en la Casa Rosada.