“Lluvia de inversiones”: utiliza Macri el libreto de Durán Barba ante los ceos de Davos

El Presidente se reunió esta mañana, con diversos ceos en la antesala del encuentro. Más tarde, sostuvo que se "dejó atrás el experimento populista". Y destacó la potencialidad del país como destino para invertir en minería, energía y turismo
El Canciller - Comentarios

Saco azul, camisa celeste, corbata bordó y el traje del G20. El presidente, Mauricio Macri, culminó su visita al Foro Económico de Davos y volvió a utilizar el el mismo libreto que estrenó en el 2016 en la misma ocasión: al mejor estilo Durán Barba, vendió a la Argentina como una “tierra de oportunidades” y cargó contra la pesada herencia kirchnerista. Este año su presencia tiene un condimento especial: llega a la ciudad alpina con el traje de presidente del foro político más importante del mundo, que se realizará este año en el país.

Los ítems que conformaron la columna vertebral del discurso de Macri se dividieron en: cambios institucionales, políticos, económicos y sociales. Incluso remarcó que la “corrupción bajó”. Frente a un auditorio lleno de presidentes, ceos y directivos de diversas empresas, dijo que la Argentina tuvo “décadas de haber permanecido aislado del mundo”. “El país entró en “una nueva fase” en la que puede cumplir “un papel significativo a nivel mundial”, porque la economía fue “reorganizada” y permitió a la Nación “reencaminarse” y transitar “la vía del crecimiento inclusivo”, sostuvo.

“Yo creo que la asociación entre el Mercosur y la Unión Europea es natural porque en Sudamérica todos somos descendientes de europeos”, sostuvo el Presidente y pidió que se acelere el potencial acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur. “El acuerdo entre el Mercosur y la UE es una oportunidad sin par”.

“La pesada herencia” fue otro tema que Macri aprovechó para exprimir: aseguró que la Argentina dejó atrás su experimento populista y logró un consenso político en torno a una agenda de reforma”, apuntó. Al mejor estilo Marcos Peña, su jefe de Gabinete, Macri sostuvo que “La economía argentina está cobrando auge y la inflación alcanzó el menor nivel en una década. Los salarios se han recuperado, y la pobreza y el desempleo se han reducido”.

Posicionándose como un líder regional, el mandatario mencionó a Venezuela en su discurso. Aseguró que “no es una democracia” y que la sociedad “está sufriendo los abusos perpetrados por Maduro”.

Por último, el mandatario pasó a un formato de entrevista, donde respondió genéricamente algunas preguntas. Allí les pidió a los ceos que pasen por la “Casa Argentina” -el búnker que funcionó para que Macri se reúna con políticos y empresarios- “a probar los vinos y las bananas que tenemos”.