Libertad condicional, salidas transitorias y reincidencia: ponen en jaque a la Justicia dos casos en 24 horas

El hijo de "Mameluco Villalba” mató a un empleado municipal y otro prófugo asesinó a un policía en San Pedro. Dos presos con beneficios.
El Canciller - Comentarios

Los beneficios carcelarios son una polémica cuando ocurren ilícitos con presos involucrados. Hoy se conocieron dos casos con estas características.

El hijo del narcotraficante “Mameluco Villalba” fue detenido como sospechoso de la muerte de un empleado municipal. La víctima estaba realizando un control de rutina frente a la villa 18 de San Martín, cuando apareció una camioneta de alta gama con cuatro ocupantes en el cruce de la ruta provincial 8 y la calle Cuba.

Los efectivos les pidieron que frenen para realizar una identificación y la respuesta fue a los tiros. Jesús Porres, chofer de la policía, recibió un balazo en la cabeza.

Dos de los cuatro delincuentes fueron detenidos a unas cuadras del lugar. Uno de ellos resulto ser Iván Gabriel Villalba. El reo gozaba de libertad condicional y cuenta con un extenso prontuario.

El 11 de octubre de 2012, fue apresado en un puesto caminero de Entre Ríos, por trasladar 80 kilos de marihuana envueltos en bolsas de nylon escondidos entre el asiento trasero y el baúl. En ese momento, ya llevaba un año y medio prófugo de la Justicia, en el marco de una causa por narcotráfico. En 2014, recibió una condena de seis años de prisión que todavía no culminó a pesar de gozar la libertad condicional.

El otro caso de asesinato que involucra a un convicto, sucedió en San Pedro. Roberto Branto Ayala está condenado a más de 28 años de prisión, pero recibió el beneficio de las salidas transitorias.

En octubre de 2017, mientras gozaba de su beneficio decidió extenderlo y no volvió al penal. Se lo consideró un prófugo de la Justicia pero no lo encontraron más.

El jueves pasado, durante un robo a un camión distribuidor de galletitas en la ruta cercana a San Pedro, el policía Nelson Javier Lillo murió tratando de evitar el hecho.

Durante la investigación por el asesinato, la policía provincial fue a buscar al hijo de Branto Ayala como sospechoso y se encontró a su padre prófugo e implicado en el caso.