Ley Micaela: ablanda Macri la agenda, posterga la economía y recupera 7 puntos de imagen positiva

El Canciller - Comentarios

Atento a lo que generó la campaña “Mirá cómo nos ponemos”, a raíz de la denuncia de Thelma Fardin a Juan Darthés por abuso sexual, el presidente Mauricio Macri decidió incorporar en la agenda de las sesiones extraordinarias el tratamiento de la “Ley Micaela”. A pesar de que Patricia Bullrich consigue aplausos en las reuniones ampliadas de Gabinete, el primer mandatario encuentra réditos en la agenda blanda y la economía encajonada hasta el segundo trimestre de 2019.

Tanto el Gobierno como las autoridades del Fondo Monetario Internacional aseguran que la recesión económica terminará en el segundo trimestre de 2019. Hasta ese momento, el Poder Ejecutivo buscará poner en agenda temas blandos y sociales para repuntar la imagen de Macri incluso en medio de la crisis.

La última encuesta de Poliarquía muestra que el plan viene teniendo cierto éxito. La imagen positiva de Macri, que cayó en picada durante meses, volvió a subir y ahora pasó de 32 a 39%, volviendo a ubicarlo como el candidato presidencial con mejor imagen, aunque Cristina tampoco deja de subir y lo escolta de cerca.

A pesar de que el Gobierno decidió tratar la Ley Micaela en sesiones extraordinarias, la oposición advirtió que fue algo forzado y no genuino. “Lamentablemente no fue por la responsabilidad o el compromiso de la mayoría de los sectores políticos con la meta de erradicar la violencia de género, fue por la presión social que acompañó con mucha potencia a la acción valiente de otra joven”, advirtió la diputada Lucía De Ponti, militante del Movimiento Evita al igual que lo era Micaela García, asesinada en abril del año pasado; y agregó: “El proyecto de la Ley Micaela establece un programa de capacitación permanente para todos los trabajadores del Estado Nacional, para prevenir y abordar los cosos de violencia machista”.

En tanto, la diputada puntualizó que “con esta ley, todos los funcionarios, incluído el Presidente de la Nación, tendrían una capacitación obligatoria del INAM”.

La Ley Micaela hace obligatoria la formación en perspectiva de género para todos los funcionarios estatales. El proyecto fue presentado en junio de 2017 por un conjunto de legisladoras y legisladores y tenía dictamen de comisión para ser tratado en el recinto, pero no fue tenido en cuenta por Cambiemos. La decisión de los magistrados del Tribunal de Mar del Plata en el caso de Lucía Pérez puso en boga nuevamente la necesidad de tratar este proyecto y, por las presiones ejercidas por la sociedad, el Gobierno la sumó a las extraordinarias.