Ley de Emergencia Covid: tratamiento express, vía libre en el Senado, números apretados (y críticas) en Diputados

Parte de la oposición repudió el proyecto.
El Canciller - Comentarios

El proyecto de ley que redactó el Gobierno para regir las restricciones ante la pandemia ya circula por los pasillos del Congreso nacional. En ese contexto, las repercusiones que transmitió la oposición dejan prever un acalorado debate hasta la votación final, que sería en Diputados con previo paso por el Senado, en donde el oficialismo acumula una amplia mayoría.

El Poder Ejecutivo no solo pretende cerrar aulas: quiere que el Congreso vote una delegación de facultades que es inconstitucional. Quiere avasallar la división de poderes y la autonomía de las provincias y la CABA”, adelantó vía Twitter Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara Baja, reflejando así la postura con la que el espacio opositor se sentará a conversar. Al mismo tiempo, le expresó al Presidente “que no se confunda” y “que no pretenda actuar como si este fuera un país unitario”. “Los gobernadores y el Jefe de Gobierno de CABA no son delegados del Gobierno, como pretende decir el proyecto del Ejecutivo que ingresó al Senado”, finalizó. 

El exgobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, quien además es presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), recogió el guante que dejó Negri y se sumó al rechazo del proyecto de ley. “La estrategia sanitaria del Gobierno falló, a pesar de tener el poder necesario. No le vamos a otorgar más poder a Alberto Fernández. Lo que sí necesita es una gestión clara consiguiendo las vacunas para todos los argentinos”, escribió en su cuenta de Twitter. 

La iniciativa del Gobierno contempla, entre otras cosas, que habrá “parámetros epidemiológicos y sanitarios” para analizar el impacto de la pandemia en distintas regiones del país, caracterizadas por riesgo “bajo, medio o alto” y, en un nivel peor, “de Alarma Sanitaria”. A partir de estos indicadores, el Poder Ejecutivo podría decretar restricciones automáticas, como la suspensión de clases presenciales. 

El escrito con el proyecto oficial llegó al Senado, cuerpo que preside Cristina Fernández y en el que el Frente de Todos tiene una robusta mayoría para aprobarlo. Allí fue girado a las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Salud. 

Luego, llegaría a Diputados, en donde la diferencia es más pequeña, por lo que la apuesta del Gobierno en este caso es lograr, mediante el diálogo, el visto bueno de los bloques más chicos. El oficialismo descuenta que contará con la ayuda de seis diputados del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, que comanda el mendocino José Luis Ramón. En el interbloque Federal, en cambio, las opiniones están divididas: mientras que los tres diputados de Consenso Federal estarían en contra, el representante del bloque Justicialista Eduardo “Bali” Bucca estaría a favor, según consignó la agencia Noticias Argentinas.

El legislador nacional Waldo Wolff participará del debate en Diputados y ya dejó clara su visión: “(El objetivo) es delegarle por los próximos siete meses el manejo absoluto de la pandemia. (…) Esto de creer que nos cuidan por encima de nosotros mismos es una gran mentira. Se están cuidando ellos y están haciendo un caballo de troya para esconder su incapacidad”, arguyó, en una entrevista ante TN. 

Se espera que la iniciativa tenga un tratamiento express: el mismo texto del proyecto establece que entraría en vigencia el 22 de mayo, justo al vencerse del decreto vigente.