Lesiones invisibles: síndrome del túnel tarsiano

El Canciller - Comentarios

El síndrome del túnel tarsiano consiste en dolor en el tobillo, el pie y en ocasiones hasta los dedos del pie causado por la compresión o la lesión del nervio que que conjuga al talón y la planta del pie (nervio tibial posterior). En esta ocasión, el licenciado Marcelo Giraldo, integrante del Servicio de Medicina Deportiva del CeNARD, explica las prevenciones, síntomas y tratamientos de esta dolencia.

La prevención es fundamental a la hora de pensar este tipo de dolencias, ya que se trata de una lesión idiopática, es decir, cuyas causas no están del todo claras en el ámbito de la medicina. Sin embargo, sí se conoce que una correcta pisada y la utilización del calzado adecuado reducen las posibilidades de sufrirlas, por lo que siempre se recomienda hacer exámenes plantares previos al entrenamiento para la alta competencia. En particular, dado que esta lesión no es de las más comunes en el running, puede pasar desapercibida.

Los príncipales síntomas del padecimiento de Síndrome del tunel tarsiano son las molestias y el hormigueo en el tobillo, el pie y los dedos del mismo. En muchas ocasiones, quien padece estas dolencias minimiza las molestias y continúa haciendo actividad física, lo que puede producir una acentuación de los síntomas y que el tratamiento sea mucho más complejo, pudiendo llegar hasta a una cirugía, por lo que es importante que el deportista que sienta cualquier tipo de hormigueo acuda a un traumatólogo rápidamente.

El tratamiento de este síndrome varía según la fuerza con que se manifiesten las dolencias. Lo más importante es acudir a un médico. Los pasos a seguir luego de ser detectado el síndrome pueden incluir desde la presión con hielo, el tratamiento kinesiológico, un control férreo de la pisada plantar y, en última instancia, una intervención quirúrgica.