Lejos del consenso oficialista, señala Carrió un “golpe cambiario” para destituir a Macri

El Canciller - Comentarios

En medio de la incertidumbre económica que golpea al Gobierno, la diputada Nacional Elisa Carrió protagoniza una serie de denuncias hacia bancos, financistas, productores agropecuarios, industriales y grupos opositores a los que acusa de buscar la destitución del presidente Mauricio Macri. Puertas adentro, la dirigente de la Coalición Cívica había criticado al gurú de Cambiemos, Jaime Durán Barba, pero se arrepintió y pidió perdón, en tanto que llamó “hijos de puta” a algunos de los dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA).

En declaraciones realizadas desde la Feria del Libro, la diputada aprovechó para acusar a varios grupos de buscar que una crisis económica golpee al gobierno de Cambiemos. “En la historia argentina hay fundadores y oportunistas, siempre, en todas las épocas. Hoy hay gente que juega con la patria. Quieren hacer un golpe cambiario para destituir al Presidente”, manifestó Carrió en la presentación del libro “El Origen”, de Mariana Zuvic.

“Hay gente que juega con la patria”

Si bien evitó dar nombres propios como lo hizo cuando criticó duramente a Durán Barba, Carrió afirmó que hay personas que quieren volver al “corporativismo corrupto que gobernó en la Argentina”. Puntualmente, la diputada apuntó a dirigentes de la Unión Industrial. “Hay hijos de puta en todos lados. Como por ejemplo en la UIA”, disparó.

Siempre desde un discurso “outsider” que no escucha a los principales consejeros del Gobierno, Carrió protagoniza la crisis económica que atraviesa el oficialismo haciendo críticas hacia todos los sectores. Además de haber dicho que estaba harta de Durán Barba (“Mátenlo, tienen mi aval”, sostuvo), pidió a los productores que “hagan patria” y liquiden las toneladas de soja y apuntó a un banco por una de las primeras escaladas del dólar alegando que había hecho “inteligencia financiera”.

Esta vez, la diputada dijo que “hay integrantes del Círculo Rojo que le recomendaron a inversionistas en los Estados Unidos que salieran de la Argentina”, retirando sus dólares y produciendo una baja importante en las reservas del Banco Central.