Leandro Fernández, ilustrador de La Vieja Guardia: “Me parece una locura ver todo ese universo materializado en una película”

Protagonizada por Charlize Theron, el viernes 10 de julio Netflix estrena el film basado en el cómic homónimo que contiene los dibujos de Fernández.
El Canciller - Comentarios

Leandro Fernández vive un sueño. Es que detrás del estreno de la nueva película de Netflix (La Vieja Guardia), en la que Charlize Theron y un ejército de inmortales luchan por la supervivencia de la humanidad, el joven historietista argentino tuvo un papel central: sus dibujos, enmarcados en el cómic de Greg Rucka, fueron la piedra filosofal del nuevo film de la plataforma de streaming.

El film llegará el viernes 10 de julio, dirigido por Gina Prince-Bythewood (Love & Basketball). 

En diálogo con El Canciller, el ilustrador nos habló sobre lo surreal de su visita a los sets en Reino Unido y Marruecos, sus inicios en el universo comiquero y el hecho de que Charlize Theron haya interpretado a un personaje (Andy) dibujado en el living de su casa en Santa Fe.

-¿Cómo surgió la oportunidad de participar en este proyecto?

-Se dio de una manera bastante orgánica. Empezamos con la idea de contar una historia a través de la historieta y fuimos desarrollando entre Greg Rucka y yo un universo en torno a estos personajes para poder crear un cómic de acuerdo a nuestras posibilidades. Con el tiempo apareció el interés por parte de los productores, después se involucró Netflix y más tarde llegó Charlize que también es productora del film.

-¿Cómo fue tu participación en el film? ¿Te involucraste de alguna manera? 

-Yo hice algunas cosas de producción y el guión fue escrito por Greg Rucka, que fue el mismo que hizo la historieta. Además, me encargué de los dibujos que hace uno de los personajes que se llama Joe y que viene a ser como el artista del grupo. En una escena del film él tiene que hacer unos bocetos y la directora quiso que los hiciera yo. De hecho, cuando se lo ve dibujando, las manos que se muestran son las mías.

-¿Y cómo fue ver el producto terminado? Los personajes que creaste, junto con la estética y los actores elegidos para interpretarlos…

-Sigo teniendo la impresión de que en cualquier momento me despierto. Al margen de lo impresionante de poder llegar a esa instancia de ver mi propio cómic en la pantalla, hay algo interesante de contar el modo en que me tocó vivirlo.  Aunque la historieta y la película son dos cosas diferentes, estamos hablando siempre de maneras alternativas de contar historias con imágenes. Hay una retroalimentación entre las dos. El trabajo del cómic lo hago solo con mi tablero encerrado en mi casa y ahí cuento con infinidad de recursos porque puedo contar lo que yo quiera. Solo necesito dibujarlo. Por eso me parece una locura ver todo ese universo materializado. Para lograrlo se necesitan especialistas de distintos lugares del mundo, productores, locaciones, la posibilidad de trasladarse a lugares en medio del desierto y mucho más. 

Te recomendamos leer

-Estuviste en el set cuando filmaron en Marruecos y Reino Unido. ¿Qué fue lo que más te llamó la atención al visitar rodajes de esa envergadura?

-La Vieja Guardia se filmó en los mismos estudios donde se hicieron Gladiador, Alien y otras grandes producciones del estilo, así que se trata de espacios concebidos para hacer películas de mucho presupuesto. Creo que lo que más me gustó fue ver el trabajo coordinado de tanta gente. Me impresionó desde lo macro hasta lo micro. Yo por mi trabajo siento curiosidad por ver cómo funcionan todas las instancias de un rodaje, así que me pasé un largo rato hablando con la directora, los productores y hasta con el técnico que tiene el trabajo de maquillar un auto para que parezca viejo y oxidado.

Charlize Theron comanda el ejército de La Vieja Guardia.
Charlize Theron comanda el ejército de La Vieja Guardia.

-¿Y cómo fue ver a Charlize Theron interpretando a un personaje con el que tanto tiempo trabajaste en el cómic?

-Para mí fue una locura enterarme de que ella iba a ser la actriz que le daría vida a un personaje como el de Andy, que debe enfrentarse a muchísimas dificultades. Ella tiene que cargar con el  agotamiento y la soledad de haber vivido todos esos años con una enorme responsabilidad y para lograrlo se necesita de una interpretación dramática muy particular.  Una de las cosas que más me llamó la atención de ella fue que estaba en el set atenta a lo que ocurría incluso cuando no le tocaba actuar. 

-¿Pudiste hablar con quiénes se encargaron de recrear los objetos del cómic?

-Sí. Está claro que cuando uno cede los derechos para hacer la película, esto queda sujeto a la interpretación de quiénes se encargan de llevarla adelante. Pero cuando me mostraron una imagen de cómo sería el hacha que usa Andy y la espada de los personajes quedé fascinado. Se veían iguales a las que había diseñado yo. Un día se acercó la vestuarista y me mostró algunas de las cosas que había hecho en base a dibujos míos. Cuando vi las botas de la protagonista me sorprendió lo parecidas que habían quedado a las de mis dibujos. Se sentía el respeto hacia el cómic y había una intención muy clara de que la película tuviera la esencia de lo que tiene la historieta.