Lealtad militar, resistencia económica y renuncia futbolística: decae la influencia de Guaidó en Venezuela

El Canciller - Comentarios

Venezuela no encuentra tregua. Esta semana se cumplieron dos meses de que Juan Guaidó se autoproclamó presidente encargado, pero aún no pudo vulnerar el blindaje militar y judicial de Nicolás Maduro. Además, Estados Unidos sumó sanciones contra bancos, y las tensiones llegaron incluso hasta el deporte, cuando la presencia de un aliado opositor en el último partido de la vinotinto, generó la renuncia del director técnico venezolano. 
 
Con mucha popularidad y apoyo internacional, Guaidó cumplió 60 días en el puesto de presidente interino. Luego de insistir para que los militares le dieran la espalda a Maduro, no logró corromper el posicionamiento de los uniformados, que con la reiteración de su “lealtad absoluta” al presidente, siguen siendo su principal bastión de poder.

Pese a sus intentos por tomar el control del Estado, el Jefe del Parlamento convocó a una movilización nacional en Miraflores -aún sin fecha determinada- para reactivar las protestas sociales en aras de aumentar la presión contra el Gobierno chavista. Si esto no funciona, Guaidó ya confirmó que estará dispuesto a pedirle al Parlamento una autorización para la intervención militar, opción a la que se negaron el Grupo de Lima y la UE.

Por otro lado, después de que en enero Estados Unidos bloqueara todos los activos de la petrolera estatal venezolana PDVSA en territorio estadounidense, que representaban alrededor de unos US$7000 millones, el país norteamericano avanzó con otras medidas de presión como la prohibición de la actividad de Visa y Mastercard en la nación bolivariana.

Ahora, el Gobierno de Donald Trump anunció nuevas sanciones económicas, esta vez contra el Banco Nacional de Desarrollo de Venezuela (Bandes) y sus sedes en Bolivia y Uruguay, y contra el Banco de Venezuela y el Bicentenario.

En este complejo contexto, los conflictos llegaron también hasta el fútbol. La selección venezolana venció 3 a 1 a Argentina en Madrid este viernes, pero la visita a los vestuarios del embajador de Guaidó, Antonio Ecarri, generó descontento en redes sociales. Esta acción concluyó en la renuncia de Rafael Dudamel, el técnico de la vinotinto.

“He conversado con el vicepresidente y he puesto el cargo a disposición, porque todo este tiempo estamos navegando en aguas muy turbias”, aseguró el DT y explicó que su decisión responde a la politización del partido cuando él es el “director de la selección de un país entero”.

En medio de un agravamiento de la crisis económica, que incluye escasez de bienes, hiperinflación y faltante de medicamentos, las tensiones crecen en territorio venezolano. Sin definiciones en mira, se espera una resolución del conflicto pacífica y a corto plazo.