Lázaro, Milani y Esteche: aprovechan los detenidos la caída de la doctrina Irurzun de Comodoro Py

El Canciller - Comentarios

La ola de excarcelaciones que liberó ayer al ex secretario de Legal y Técnica del kirchnerista Carlos Zannini y del dirigente social Luis D’Elía, movió el avispero de las detenciones preventivas en la Justicia. Ahora, el primero que aparece como potencialmente próximo en la lista de liberaciones es el ex diputado y ministro de Planificación Julio De Vido, aunque no es el único: Lázaro Báez también pedirá sus liberación.

El empresario patagónico, detenido desde hace casi dos años en el penal de Ezeiza, le prestó especial atención a la liberación de los kirchneristas. Si bien es el que más pruebas tiene en contra, aún no fue declarado culpable por la Justicia. También se encuentran detenidos su contador Daniel Pérez Gadín y el abogado Jorge Chueco. No obstante, se especula -como lo hizo el diario Perfil- que el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) “podría rechazar el pedido ante la inminencia del debate que podría ser para fin de año”.

La liberación de Zannini y D’Elía abrió una puerta que era inevitable. El fallo que posibilitó al empresario Cristóbal López marcó el camino que tomaron las juezas en la madrugada del viernes.

El fallo del TOF 8 torpedeó de lleno la llamada “doctrina Irurzun” y dio por tierra con los riesgos que planteó aquella decisión. Otro que solicitó la excarcelación ante la Cámara de Casación Penal  fue el ex jefe del Ejército del kirchnerismo César Milani, detenido en La Rioja desde febrero del 2017

Otros que pedirán la liberación son el ex dirigente de Quebracho, Fernando Esteche y el dirigente pro-iraní Jorge Yussuf Khalil, ya que consideran que el fallo de las juezas María Gabriela López Iñíguez y Sabrina Namer los ampara de la misma forma.