Lavagna, PASO y vicepresidencia: las tres definiciones de Uñac de cara a las elecciones

El Canciller - Comentarios

La primera vez que Roberto Lavagna se mostró en público en modo candidato presidencial fue hace 25 días en la provincia de San Juan. El martes, en diálogo con Luis Novaresio, el gobernador del distrito, Sergio Uñac, manifestó su apoyo a la posible candidatura del economista de 76 años. Con su reelección casi descontada, deslizó la posibilidad de acompañar a Lavagna en la fórmula presidencial.

El gobernador sanjuanino tiene en sus espaldas una dilatada trayectoria en cargos públicos. Tras recibirse en 1994 de abogado y procurador en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba, comenzó a trabajar junto a su padre, Joaquín Uñac, intendente del departamento de Pocito entre 1995 y 2003. Uñac tomó la posta y continuó con el legado familiar en la municipalidad: fue jefe comunal entre 2003 y 2011. Casado con la abogada Silvana del Valle Rodríguez -con quien tiene tres hijos- y fanático de Boca Juniors, a sus 48 años pretende encarnar la renovación dirigencial del peronismo.

El martes, el gobernador salió a bancar al ex ministro de Economía de los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. “Lavagna me parece una persona muy interesante”, aseguró. Y subrayó: “Tiene conocimientos técnicos y visión política. Me parece que puede aglutinar distintos sectores que de otra manera no se podría”.

En 2017, el partido de Uñac venció al candidato de Cambiemos por más de 20 puntos. Este año, con una economía que merma los votos del oficialismo, las encuestas dan por descontado que Uñac será reelegido en su provincia. Los comicios sanjuaninos serán a fines de marzo y las generales en junio, por lo que servirán para formular proyecciones nacionales en base a la comparación con elecciones anteriores.

Desde que arribó a la Casa de Gobierno provincial, en 2015, se constituyó como un impulsor de la unidad del PJ. Pese a que en sus inicios se posicionó afín a los intereses de Cambiemos y “traicionó” a Gioja -que siempre se mantuvo apegado a Cristina Fernández de Kirchner-, decidió mutar en su rol y en el último tiempo manifestó, en varias ocasiones, su convicción de unir al peronismo federal, al kirchnerismo y al Frente Renovador en una sola boleta. Lo consiguió en San Juan, en un proyecto al que auspició Frente Todos.

A pesar de respaldar la candidatura de Lavagna, Uñac remarcó que el candidato debe dirimirse en unas PASO, un paso que el economista quiere evitar para convertirse en el nombre propio del consenso. En relación a la participación de la ex presidente Cristina Kirchner en un espacio político que incluya a Lavagna, Uñac dejó distintas definiciones. La más resonante, quizás, es que le sugeriría que no se presente a las elecciones presidenciales. De hecho, sugirió una reforma constitucional que limite la reelección presidencial a un sólo término.