Las seis claves del proyecto de ley sobre cannabis medicinal que la Legislatura aprobó en comisiones

Hay grandes expectativas sobre la aprobación de la iniciativa la semana que viene en el recinto. Si se convierte en ley, el auto cultivo será legal.
El Canciller - Comentarios

Este miércoles, las comisiones de Salud y Presupuesto de la Legislatura porteña aprobaron el proyecto de ley que legaliza el uso del cannabis con fines terapéuticos, científicos y de investigación. El punto central de la propuesta es la habilitación del autocultivo. 

Los pacientes, o sus representantes legales, que estén previstos en la ley nacional de cannabis medicinal 27.350, podrán sembrar, cultivar o guardar cannabis y sus derivados, en las cantidades y formas que determine el nuevo proyecto.

Primero, tendrán que pedir la autorización al ministerio de Salud porteño, el cual estableceré formas de aprobación “tanto en la normativa sobre el cultivo como en el aceite producido”.

El auto cultivo será legal y la ley entrará en vigencia al promulgarla. Por su parte, el Poder Ejecutivo deberá reglamentar esa autorización y sacar a los cultivadores de la zona gris que los criminaliza con la ley 23.737 de drogas“, afirma el autor del proyecto, Leandro Halperin.

El proyecto prevé que se dicte la reglamentación en 60 días contados a partir de su aprobación. En diálogo con El Canciller, el legislador aclara: “La reglamentación puede mejorar el derecho que la ley otorga, no empeorarlo”. 

El jueves próximo se tratará el proyecto en el recinto y todo indica que se aprobará, dado que todos los bloques acompañaron la iniciativa.

Para Halperin, la aprobación “demostró que podemos generar acuerdos sobre temas trascendentes”. Considera que hoy se logró una victoria importante contra los prejuicios y la ignorancia, que se da en el medio de un contexto en donde no hay acuerdos”.

Te recomendamos leer

Las seis claves del proyecto

Además de la legalización del autocultivo, la iniciativa prevé cuestiones fundamentales para que se garantice el derecho de los consumidores. Adhiere a la ley nacional de cannabis medicinal, esto mismo también lo planteaba el proyecto de la legisladora del Frente de Todos, María Rosa Muiños.

Asimismo, las acciones que busquen proteger, promover y mejorar la salud pública de la población mediante el uso de la planta serán consideradas de interés sanitario.

En cabeza del ministerio de Salud porteño recaerá la tarea de promover estudios e investigaciones clínicas relacionadas con el uso del cannabis con fines terapéuticos. También tendrá que impulsar la participación de organismos dedicados a la temática.

Se creará el “Consejo Asesor de Políticas relacionadas al Cannabis” conformado por representantes de asociaciones civiles, especializadas en la investigación y uso terapéutico de la marihuana. A su vez, habrán representantes de los usuarios de medicamentos a base de cannabis medicinal, profesionales e investigadores de universidades. Los cargos no serán remunerados.

La iniciativa fija que el ministerio de Salud tramite ante el Estado nacional las autorizaciones y convenios necesarios para garantizar la provisión del cannabis y otros derivados con fines medicinales. 

Te recomendamos leer

Concesiones en pos de la aprobación

Hubo algunas concesiones para que se aprobara la normativa y así quedaron afuera dos tópicos que preveía Halperín. Por un lado, quedó afuera la posibilidad de que el Estado produzca cannabis, aunque mantuvieron el suministro. “No está la obligación del sistema de salud de proveer de forma genérica”, sostiene docente de la UBA.

Reunión de las comisiones que aprobaron el proyecto este miércoles

Tampoco se pudo incluir la regulación de los cultivadores para terceros. Sobre esta cuestión, Halperin destaca que “el ministerio de Salud porteño dice que necesita una ley más amplia, dado que la nacional no lo contempla. Por eso, esperan que el Ejecutivo nacional dicte una reglamentación más a favor de la salud”.