La unión del peronismo y el liberalismo para el éxito argentino: análisis de Cavallo sobre Macri-Pichetto

El Canciller - Comentarios

Mientras las consultoras de opinión pública ultiman sus trabajos para graficar cómo fue recibida por la sociedad la designación de Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula de Mauricio Macri, el anuncio sigue sumando adeptos entre la casta dirigencial política. Luego de que el ala peronista del PRO festejara con un asado lo que se atribuyeron como un triunfo, Domingo Cavallo auguró que el flamante binomio traerá de regreso al modelo menemista.

Con un artículo en su blog, el exministro de Economía celebró la decisión del gobierno y puntualizó en que el presidente puede conciliar, junto al senador rionegrino, el juego de opuestos entre el liberalismo y el peronismo. Según su perspectiva, es el único camino para el bienestar de los argentinos, el que únicamente logró ser alcanzado con el menemismo.

Cavallo utilizó múltiples frases del libro“El peronismo liberal y la Argentina: Bases de gobierno”, de Diana Ferraro, para reivindicar su desempeño como funcionario del otrora gobierno nacional y dejar en claro que el problema de Argentina fueron los últimos 15 años.

“Aunque en los tiempos de Carlos Menem y Domingo Cavallo, mucho se reparó, demostrando que las afinidades eran posibles y beneficiosas para el país, la torpeza de los años kirchneristas, rescatando del pasado la vieja enemistad y el arraigado odio de unos por otros, volvió la historia para atrás”, consideró, y agregó: “El peronismo, que ya supo ser liberal en los años 90, no tiene otra solución, si de verdad cree en el bienestar y la prosperidad de los argentinos, que aceptar el marco global de referencia que es liberal y adaptarse a éste”.

Cavallo, que en sus últimas apariciones le sugirió a Macri pactar los contratos laborales y el sistema jubilatorio en dólares como medida para resolver la endémica inflación argentina, bendijo a la dupla presidencial de Juntos por el Cambio, al afirmar que “la unión de las dos grandes tradiciones” es la única solución estable para el progreso de la Nación y la estabilidad del pueblo.

Sentenciado a tres años y seis meses de prisión junto a Carlos Menem por firmar el boleto de compraventa del predio de La Rural en un precio muchísimo menor al valor que tenía, apeló al argumento que siempre utiliza para vanagloriar su gestión al frente del Ministerio de Economía: la escasa inflación que existió entre 1991 y 2001, período que se caracterizó por un importante atraso cambiario.