La revelación de Morales Solá: José López, un simple peón que cumplía las órdenes de Cristina

El Canciller - Comentarios

El ex secretario de Obras Públicas y ex mano derecha de Julio de Vido durante los doce años kirchneristas, José Francisco López, declaró ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli que los nueve millones de dólares que revoleó en un convento en General Rodríguez, evento captado por una cámara y luego viralizado en los medios, le pertenecían en realidad a la expresidente Cristina Fernández de Kirchner, según reveló el editoralista de LaNación Joaquín Morales Solá. La ventilación del que quiere ser el mayor arrepentido de la corrupción argentina.

Todo lo que se vio en aquella escena filtrada el 13 de julio de 2016 era burdo, incluso para la expresidenta Cristina Kircher, quien fue consultada por los videos. López arrojaba bolsos con millones de dólares y armas en un convento. La suma, 8.982.000 millones de dólares, parecía exorbitante para un funcionario que podría haberse considerado, al menos hasta ese momento, como una segunda línea del esquema kirchnerista. Si un secretario tenía nueve millones de dólares, ¿qué esconden los que están más arriba en la cadena de mando?

El exsecretario ya había declarado en el juicio oral y público que se realiza por los dólares lanzados al convento que el dinero no era suyo, sino “de la política”, aunque se había negado a dar precisiones ante el tribunal de quién era realmente el o la dueña de la suma. Ahora, ante los mismos investigadores de la causa de los Cuadernos de las coimas, el exfuncionario vinculó los bolsos al matrimonio santacruceño.

La expresidente Kirchner, al ser consultada durante una entrevista en plena campaña electoral de 2017, sobre qué sintió el día que se enteró de los dólares de la corrupción que escondía López, respondió: “Fue una cosa muy fuerte. Yo estaba en Calafate y cuando vinieron a contarme no alcanzaba a comprender la escena. Me parecía brutal y no entendía qué había pasada. Después tuve una gran indignación y un gran enojo”.

“Siempre quisiera saber cuándo y quién le entregó ese dinero a López”

Cristina desligó a la corrupción encontrada en su gobierno con los jefes de Estado, tanto ella como su marido. “Es muy difícil estar en la vida de los funcionarios. Hay miles de funcionarios. Es imposible saber qué hace cada uno. El que diga eso está mintiendo y se va a equivocar. Pienso que De Vido no sabía lo que estaba pasando”, explicó Cristina, y agregó: “Odié a José López como pocas he odiado en mi vida”.

López estuvo vinculado al matrimonio kirchner desde 1990. Acompañó a Néstor como secretario de planeamiento en la Municipalidad de Río Gallegos, luego en la gobernación de Santa Cruz y también saltó con él a la Casa Rosada cuando a Kirchner le tocó tomar el bastón de mando luego de la hecatombe de 2001 y la megadevaluación que encarnó Eduardo Duhalde.

Según el editorialista Joaquín Morales Solá, “El juez Bonadio procesará y ordenará la prisión preventiva de Cristina Kirchner, pero no le pedirá al Senado su desafuero inmediato”.

“(Bonadio) Esperará que la Cámara Federal ratifique sus decisiones para que la orden de arresto llegue al Senado con una doble sentencia judicial. Caería, así, uno de los argumentos de los senadores peronistas de que no podrían desaforar a una senadora por la decisión de un juez de primera instancia. Serían, de producirse la ratificación de la Cámara, dos instancias judiciales las que reclamarían al Senado que les permita poner entre rejas a la expresidenta. Para aumentar el tormento de Cristina, Bonadio acaba de ser ratificado como juez natural de la causa por la Cámara Federal y, de hecho, por la Cámara de Casación, el máximo tribunal penal del país”, escribió en su columna en La Nación.