La revancha de Juanjo: junto a exfuncionarios, vuelve al sector privado con una consultora

El Canciller - Comentarios

Después de algunos meses de descanso, el exministro de Energía Juan José Aranguren volverá al sector privado con sed de revancha por su salida de la Casa Rosada: fundó una consultora junto a un grupo de exfuncionarios que lo acompañaron en su paso por la cartera que hoy comanda Javier Iguacel (y que fue reducida a Secretaría).

Se trata de Energy Consilium, una Sociedad por Acción Simplificada cuya constitución tiene fecha del 27 de septiembre y fue publicada ayer en el Boletín Oficial. Los integrantes son Aranguren, Hugo Aníbal Balboa (el (extitular de Enarsa), Juan Manuel Carassale (fue su jefe de Asesores en el ministerio) y Marcos Porteau (exsubsecretario de Hidrocarburos).

Todos declararon domicilio especial en la calle Paraná 317, piso 2 A, de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, en principio, tendrá oficinas la empresa, aunque Aranguren y sus socios tienen planeado mudarse a Vicente López, cerca del nuevo Vial Costero, donde en los últimos años se establecieron varias compañías (el diario La Nación está ahora en esa zona, por ejemplo) para evitar el caos del microcentro porteño.

Según publicó Clarín, la consultora podrá tener asociados para proyectos puntuales y algunos de ellos podrían ser Andrea Heins, ex subsecretaria de Ahorro y Eficiencia, y Daniel Redondo, ex secretario de Planeamiento Energético Estratégico.

La sociedad de dedicará, dentro o fuera del país, a la “la creación, producción, intercambio, fabricación, transformación, industrialización, comercialización, intermediación, representación, importación y exportación de toda clase de bienes materiales, incluso recursos naturales, e inmateriales y la prestación de toda clase de servicios” en diferentes actividades, entre las que se destacan “petroleras, gasíferas, forestales, mineras y energéticas en todas sus formas”.

Sin embargo, también estará habilitada para prestar servicios a otras industrias: agropecuarias, avícolas, ganaderas, pesqueras, tamberas y vitivinícolas; comunicaciones, espectáculos, editoriales y gráficas en cualquier soporte; industrias manufactureras de todo tipo; culturales y educativas; desarrollo de tecnologías, investigación e innovación y software; gastronómicas, hoteleras y turísticas; inmobiliarias y constructoras; inversoras, financieras y fideicomisos; salud y transporte.

Además, está previsto que la compañía realice “inversiones y aportes de capitales a personas humanas y/o jurídicas, actuar como fiduciario y celebrar contratos de colaboración; comprar, vender y/o permutar toda clase de títulos y valores; tomar y otorgar créditos y realizar toda clase de operaciones financieras, excluidas las reguladas por la Ley de Entidades Financieras y toda otra que requiera el concurso y/o ahorro público.