La respuesta del macrismo a la denuncia de daños al patrimonio de la Casa Rosada

Fernando de Andreis compartió imágenes de cómo según el gobierno anterior encontraron la Casa Rosada en 2015.
El Canciller - Comentarios

Fernando de Andreis contestó a la denuncia del senador Oscar Parrilli, quien acusó al macrismo de haber ocasionado “daños irreparables al patrimonio” de la Casa Rosada. En una serie de tuits, el exsecretario General de la Presidencia mostró imágenes de cómo, según ellos, encontraron la sede de Gobierno en 2015, cuando Mauricio Macri asumió la presidencia.

“Después de 12 años de gobierno, la Casa Rosada que encontramos era el monumento a la dejadez y el abandono”, escribió de Andreis, acompañado de imágenes en las que se ven baños transformados en un archivero, conexiones eléctricas deficientes y falta de mantenimiento por dentro y fuera del edificio, entre otros.

Un baño de la Casa Rosada transformado en archivero.

“Empecemos de arriba para abajo. Basura sobre el techo de la Casa de Gobierno como si se tratara de un edificio abandonado. Esto encontramos en diciembre 2015”, empezó. También compaginó unas chapas de un “obrador improvisado” sobre el techo del edificio. Seguido a una imagen del “llamado núcleo” de Casa Rosada.

Según Adreis prefirieron no dar a conocer el estado del edificio “para evitar la tristeza que significaría para todos reconocer la dejadez del edificio más importante del país”. Aunque ahora con una denuncia de por medio “parece oportuno que se vean algunas de esas fotos que muestran la verdad que encontramos”, expresó. Paredes cubiertas con plástico y la arquitectura pintada de plateado, en otras de las fotos se pueden apreciar las conexiones eléctricas sueltas y con cinta aisladora que “ponían en peligro a todo el edificio. Esto se repetía en toda la Casa”.

“Basurales dentro del edificio. Incluso en el piso superior del despacho presidencial encontramos parafernalias de muebles rotos, basura, máquinas rotas”, describió el ex funcionario. Las fotos también daban cuenta de la fachada, en una de las imágenes se podía apreciar la falta al mantenimiento. “Daba vergüenza, rota, con arañas, palomas y hasta nidos de horneros”, contó.

Muebles y maquinarias rotas junto a cajas de cartón con basura se acumulaban en el piso superior al despacho presidencial.

A su vez incluyó las refacciones que dejaron antes de irse. “Entonces hicimos un ‘Master Plan’ integral para tener una casa Segura, Sustentable y Eficiente”, explicó. En la que habrían participado la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires y mantuvieron en consulta constante a arquitectos y la Comisión Nacional de Monumentos.

Entre los ejemplos que mostró está el tapiz del General San Martín que fue enviado a París “para que se restaurado por la casa que lo creó en el siglo XIX”, relató. Al igual que el Patio de las Palmeras, de acuerdo con Adreis era “una mancha de musgo y no tenía ni plantas porque las habían pisoteado”.
Finalmente, el ex secretario de la presidencia afirmó que desde el primer día la Casa estuvo abierta para todos y “nunca el patio fue ocupado por grupos militantes”. En este sentido volvió a remarcar que “las acusaciones que el nuevo gobierno dirige hacia nosotros sobre el estado de la Casa Rosada son simplemente falsas”.

La denuncia

Hace pocos días, Oscar Parrilli denunció en la Justicia a Mauricio Macri y al exsecretario general de la Presidencia Fernando de Andreis asegurando que permitieron que se causaran ” daños irreparables al patrimonio histórico” de la Casa Rosada.

“Al patrimonio hay que cuidarlo, preservarlo, mantenerlo. Esa es la obligación de los funcionarios, y Macri y De Andreis no lo hicieron. Aquí hay un nuevo delito de los tantos que se cometieron. Se arruinaron las obras que se llevaron a cabo durante nuestra gestión en la Casa Rosada para recuperar el patrimonio de los argentinos”, había dicho el senador del Frente de Todos a FM La Patriada.

Entonces, el exsecretario general de la Presidencia durante el kirchnerismo sostuvo que existen leyes que “obligan a los funcionarios a preservar el patrimonio”, y aseguró que durante el macrismo se “hicieron reformas sin la autorización correspondiente”.

“Se destruyó una escalera de mármol de Carrara y el material se dejó arrumbado en Técnópolis; hicieron ascensores en el medio del patio; abandonaron el Salón Azul y montaron un call center en el Salón de las Mujeres”, detalló Parrilli, cuya denuncia recayó en el juzgado de Julián Ercolini.