La Reina de las Tintas: 10 Cabernet Sauvignon para celebrar su día

Algunos dicen que el Día Internacional del Cabernet Sauvignon es el último jueves de agosto. Otros, que es el 31 de ese mes. Pero no: el #CabernetDay2020 se celebra el 3 de septiembre.
El Canciller - Comentarios
@Ale Lahitte (Acercatealvino.com.ar) Thank you! If you wish, you...
@Ale Lahitte (AcercateAlVino.com.ar) Argentina es variedad y...
@xxx tube Magnificent beat ! I wish to...
@Sergio Que linda variedad de lugares...

¿Por qué la confusión? Para poner luz sobre tanta oscuridad tenemos que remitirnos al origen de esta particular celebración. Y es que, al igual como tantos festejos similares, el Cabernet Day nació en Estados Unidos con fines comerciales buscando darle difusión a esta cepa. Y se eligió como fecha el jueves previo al Labor Day, que cada año se festeja el primer lunes de septiembre. Si, ya sé: a esta altura de la nota tu cerebro está haciendo más cálculos que Alan en la escena del casino en The Hangover 1. Pero tranqui, porque nosotros ya hicimos las cuentas: como este año el Labor Day es el lunes 7 de septiembre, entonces el Cabernet Day 2020 es el jueves 3 de septiembre. No era taaaaan difícil, no?

La Cabernet Sauvignon tiene su origen en Burdeos, Francia, y desde allí se extendió a todo el mundo. Es considerada la reina de las tintas porque es la uva más cultivada del mundo y su dominio probablemente se deba a su capacidad de adaptación a diferentes tierras y climas. En Argentina es la tercera variedad más cultivada y una de las más elegidas por los consumidores luego del Malbec.

Los vinos elaborados con Cabernet Sauvignon son aromáticamente complejos presentando como notas más destacadas las pirazínicas (pimiento rojo) de fruta negra (ciruela, moras), especiadas (pimienta negra) y balsámicas (eucalipto, mentol). En boca suelen tener mucho carácter y buen cuerpo, con taninos marcados y una buena acidez. Estas condiciones son ideales para guardarlos por muchos años y son excelentes compañeros de platos contundentes como guisos y carnes rojas asadas.

A continuación te dejo 10 Cabernet Sauvignon para que puedas celebrar su día como corresponde:

Finca Los Primos 2019 ($ 265). Lo nuevo de Bodegas Bianchi llegó hace unos días a las góndolas de los supermercados directo de San Rafael, el oasis sur mendocino. Morrón rojo y pimienta negra, frutado en la boca con un andar amable y jugoso. De yapa, en estos días vas a encontrarlo en promoción con un 25% de descuento en la tienda online.

Pulso 2018 ($ 450). Proyecto personal de Julia Halupczok, enóloga de Sophenia, y su amiga y colega Celina Fernandez. No es sólo una etiqueta bonita (¿la más bonita del mercado?) sino que además es un muy rico vino, elaborado con uvas de Tunuyan, expresivo, fresco, con buen cuerpo y largo final que se adapta muy bien a cada ocasión. Ideal para esas veladas románticas en las que el corazón bombea a mil revoluciones por minuto.

Tordos 2019 ($ 500). Elaborado por Paco Puga (el mismo que hace los vinos de El Porvenir) junto con dos amigos, este fiel representante de la nueva cara del NOA es intenso, con notas especiadas y de pimientos rojos y un paladar redondo con una muy linda textura. Ideal para conocer cómo es la tipicidad de este varietal en los Valles Calchaquíes.

LUI Single Vineyard Reserva 2019 ($ 680). Luján de Cuyo es la cuna de los grandes cabernet sauvignon mendocinos y este de Mauricio Vegetti es un claro ejemplo de eso. Intenso y aromáticamente complejo, con notas especiadas, fruta negra, vainilla y chocolate. En boca es equilibrado, con un buen balance de alcohol y acidez y un final prolongado. ¿Dijiste asado? Este es tu caberné.

El Esteco Blend de Extremos 2017 ($ 750). De las alturas de los Valles Calchaquíes llega este blend de los viñedos de Cafayate (1700 msnm) y Chañar Punco (2000 msnm). Este moderno cabernet es una fiesta para los sentidos: intensidad aromática a base de pirazinas y especias y un paso por boca potente, con buen cuerpo y un final persistente. Pide guiso de lentejas como los que hace tu abuela.

Saint Felicien 2018 ($ 845). Un clásico de la bodega Catena Zapata. El vino que llevás al asado de fin de año en la casa de tu jefe porque siempre te hace quedar bien. En nariz se destacan su notas especiadas, floral y de fruta negra. En boca es delicado, moderno y elegante, con taninos finos y una acidez vibrante. Ideal para preparar el terreno antes de pedir un aumento de sueldo.

2 Km 2017 ($ 1.400). Kike Sack es tan fanático de River como del vino. Convenció a unos amigos para embarcarse en su sueño del viñedo propio y hoy tienen una de las fincas más representativas de Paraje Altamira. Este cabernet va más por el lado de mostrar las características del lugar y no tanto por la tipicidad del varietal. Austero en nariz y potente en boca, con mucho nervio y la textura bien marcada. Peligroso como Nacho Fernandez jugando libre atrás de Borré.

De Ángeles Sin Roble 2017 ($ 1.690). Había una vez un lugar repleto de viñedos llamado Vistalba, en Luján de Cuyo, Mendoza. Con el tiempo, los viñedos fueron cediendo paso a la urbanización y hoy son muy pocos los que resisten. Uno de ellos es Viña 1924 De Ángeles. De allí proviene este hermoso cabernet sin paso por barrica. Morrón asado, pimienta, fruta fresca y una acidez hermosa. Un vino que habla de resistencias y de tiempos de gloria. Un vino para soñadores y amantes, en ese orden.

Trapiche Terroir Series Finca Laborde 2013 ($ 2.250). ¿Viste esos vinos que abrís mientras prendés el fuego y es un vino, volvés a tomarlo mientras te comés un jugoso bife de chorizo y es otro vino, y que finalmente te lo terminás cómodamente sentado en tu sillón favorito y que nuevamente es un vino distinto? De eso hablamos cuando decimos que un vino es complejo, que va mutando en copa con el paso del tiempo. Vivir esa experiencia es algo único y este cabernet de La Consulta te entrega exactamente eso.

Amar y Vivir 2018 ($ 3.700). Si hablamos de lugares mágicos no podemos dejar de mencionar la Quebrada de San Lucas, en Salta. En ese lugar perdido entre las montañas existe un único viñedo de tan sólo dos hectáreas y una pequeña bodeguita en la que Matías Etchart elabora este cabernet con carácter calchaquí escandalosamente elegante, potente y con una complejidad aromática digna de uno de los mejores exponentes argentinos de esta cepa.

Ahora sí: ya podés levantar tu copa y brindar por el Cabernet Sauvignon, la reina de las tintas. ¡Salud!