¿La novena es la vencida? El recorrido de las históricas militantes por el Aborto Legal en Argentina

El Canciller - Comentarios

Ocho presentaciones después, las militantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito acompañan el proyecto de ley del Gobierno como si fuera suyo. Después del tratamiento trunco en 2018, exigen la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y, sin embargo, custodian que no haya modificaciones en Diputados y Senadores a la iniciativa del Poder Ejecutivo.

La Campaña por el Aborto Legal se fundó en el 28 de mayo de 2005 y está integrada por 305 organizaciones, agrupaciones, organismos, sindicatos y movimientos sociales y políticos. Es multipartidaria, horizontal y tiene postas en todas las provincias del país. Confluye en el pañuelo verde, convertido en símbolo.

Nelly Minyersky y Martha Rosemberg, dos integrantes históricas de la Campaña, en el Día de Acción Global por el acceso al Aborto Legal.

Un símbolo que nació en 2003, cuando en una conferencia internacional, integrantes de la Campaña vieron que otras mujeres militantes usaban un pañuelo para realzar su reclamo. “La empleada del local les dijo: ‘tengo mucho verde’, y así quedó este color”, contó Nina Brugo, referente histórica del espacio por el derecho a decidir.

La amplia plataforma comenzó a echar raíces en el XVIII Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario y en el siguiente ENM desarrollado en Mendoza. Estos espacios de reunión y de discusión del movimiento feminista y de mujeres fueron fundamentales para comenzar a articular una iniciativa que ganó fuerza, especialmente, los últimos años, cuando pudo enlazar a las generaciones históricas que iniciaron este reclamo décadas atrás con la juventud de la marea verde que irrumpió en escena con la histórica marea de 2018.

Con 15 años de trayectoria como Campaña, las mujeres agrupadas bajo el color verde pulieron su proyecto hasta hoy. Por ejemplo, eliminaron la objeción de conciencia -que sí está en el texto elaborado por el Poder Ejecutivo que se debate hoy- “por el uso violatorio a los derechos de las mujeres y personas gestantes del que ha hecho abuso el personal médico antiderechos” . No obstante, desde la Campaña saludan que la iniciativa del oficialismo fue nutrida por la construcción histórica del espacio de lucha por el derecho a decidir y reconocen su aprobación como un piso importante, más allá de matices.

Más de 3000 muertes de mujeres por abortos inseguros desde la recuperación de la democracia en diciembre de 1983 es la base del reclamo. Además, la Campaña resalta que “la falta de acceso a procedimientos seguros, de calidad y gratuitos constituye una violación a los derechos humanos de las mujeres”.

Sin embargo, el reclamo no termina en la legalización del aborto. En el proyecto con dictamen de comisión y que seguramente hoy obtendrá media sanción en el recinto, no se incorporó la figura “institucional” de la objeción de conciencia pero sí habilita a que clínicas privadas puedan negarse a brindar este derecho. La discusión por la implementación y cumplimiento de la ley en todo el territorio nacional obligará a mantener en esta actividad a la marea verde aunque el Congreso dé el visto bueno a la IVE.

La Campaña exigen, además, la implementación de la Educación Sexual Integral laica en todas las escuelas, la aplicación efectiva en todo el país de la Ley 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable y que se garanticen los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas del país. Además, custodian la aplicación de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) -cuando pone en riesgo la vida de la persona o cuando sea producto de una violación- en todas las provincias.

“Consideramos la necesidad de legalizar y despenalizar la interrupción del embarazo como una cuestión de salud pública, de justicia social y de derechos humanos de las mujeres”, explica la organización que, acostumbrada a estar en la puerta del Congreso, hoy hará una vigilia hasta que Diputados le de media sanción al aborto legal y mantendrá su actividad más allá de si se aprueba en el Senado que, según el cronograma oficial, podría lograrse antes de fin de año. En estas condiciones, las militantes de largo alcance por el derecho a decidir se preparan para brindar en año nuevo con la conquista de un nuevo derecho.