La ¿moda? de los tapabocas: creatividad al servicio de la pandemia

Pese a que su uso es obligatorio, poco a poco va ganando terreno en el mundo de la tendencia. Los originales modelos de un emprendimiento familiar local que se debió readaptar a la necesidad de la población. La función de los tapabocas transparentes.
El Canciller - Comentarios

El tapabocas ya forma parte de la cotidianeidad de muchos argentinos a la hora de salir a la calle. Es que pese a la obligatoriedad de su utilización en varias provincias, la posibilidad de estar infectados por Covid-19 y no saberlo (ya sea por ser asintomáticos o por estar incubando el virus en el cuerpo), impuso su indispensabilidad en cuanto cruzamos la puerta de nuestro hogar, para no llegar a contagiar a otros.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, explicó que el tapaboca “evita que la persona esté eliminando y emitiendo gotitas con el potencial virus si estuviera enferma, y el uso es muy importante para evitar que la persona enferma contamine las superficies o contagie a las personas sanas”.

Te recomendamos leer

¿Una nueva moda?

El uso de tapabocas no solo se ha impuesto a nivel local, sino que la pandemia que afecta al mundo entero lo ha llevado a ser considerado como un elemento primordial para cuidar la salud a nivel global.

Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente y analizándolo en dirección a la frivolidad del fenómeno, poco a poco la moda comienza a hacer lo propio, y empieza a tomarlo en cuenta como un accesorio más en el estilo de vestir.

De hecho, la versión portuguesa de la icónica revista de moda “Vogue”, llevó el tapabocas a su portada: “Una imagen no solo vale más que mil palabras, vale también como un documento histórico”.

View this post on Instagram

Uma imagem não vale só mais que mil palavras. Vale também enquanto documento histórico. E a liberdade de 2020 vai ser reconhecível assim: confinada. Seja por quatro paredes, seja por uma máscara, sempre com uma luz que espreita pela janela de um futuro que virá melhor, e mais livre. E vai ser reconhecível hoje ou daqui a dez anos. A Vogue Portugal “Freedom on Hold” chega às bancas a 02 de abril, juntamente com o download gratuito do pdf – porque estamos juntos nisto. Mas para não perder uma edição tão especial e que ficará para a história, pode assegurar a sua cópia já em Vogue.pt/shop. #freedomonhold Capa 01 de 02. — An image isn’t just worth more than a thousand words. It’s worth as a historical document as well. And 2020’s freedom will be recognizable like this: in confinement. Be it within four walls, be it separated by a mask, always with a ray of light peeking from the window of a brighter and better future – with more freedom. And it’ll be recognizable today and in ten years time. Vogue Portugal is out on stands on April 2nd, along with the free download of our pdf – we’re still in this together. But to make sure you don’t lose such a special issue, one that will be forever part of History, make sure you grab your copy now at Vogue.pt/shop [link in bio]. #freedomonhold Cover 01 of 02. #vogueportugal #editorinchief @Sofia.slucas #coverartdirection @jsantanagq #photography @branislavsimoncik #models @bibibaltovic @adambardy #mask @lukaskimlicka #freedom #liberdade #april #freedomissue @lighthouse.publishing

A post shared by Vogue Portugal (@vogueportugal) on

¿Será el tapabocas un nuevo accesorio que cambiará la industria de la moda? En principio, no podemos afirmarlo, aunque la tendencia parecería ir por ese camino. Lo cierto es que hoy en día, las imágenes de personas con tapabocas ya no llaman la atención, e inundan los medios de comunicación y las redes sociales en tiempos de pandemia.

Te recomendamos leer

Originalidad y creatividad local

La idea surge para darle un poco más de estilo a la gente, que se descontracture un poco y no sea solo utilizar un tapabocas”, explicó Diego, propietario de Bandoneón Ideas, un emprendimiento familiar donde los estampan con diseños divertidos y personalizados.

Si bien siempre pretendieron llegar al público a través de la originalidad en distintas prendas y productos de acuerdo al gusto del consumidor, la pandemia los llevó a priorizar su producción en tapabocas. El objetivo radica en que, pese a la obligatoriedad, también se pueda llevar un accesorio creativo: “Buscamos hacerlo más fashion.

“La variedad puede ser infinita”, enfatizó su creador. “Las primeras ideas surgieron para que parezca que estás usando la cara de personajes de películas o dibujos animados, y después lo empezamos a trasladar a ejemplos más graciosos, como la cara de Alberto Fernández o Ricardo Fort“. Posteriormente, empezó a recibir pedidos de equipos de fútbol, y hasta llegaron a estampar la foto de los africanos que bailan con el ataúd, imagen que se viralizó en las redes sociales durante las últimas semanas.

Los tapabocas son de neopreno, y Diego aclaró que no representan “ningún problema para respirar”, cubriendo la nariz y la boca. Además, tienen un porcentaje de poliéster y son de algodón en su interior (la parte que tiene contacto con la piel).

A su vez, son lavables: “Dura la cantidad de veces que dura cualquier ropa”, indicó el estampador, quien agregó que pueden ir al lavarropas como cualquier prenda. Esta es una propiedad importante que tuvo en cuenta a la hora de decidir cuál sería el material sobre el que estamparía sus creaciones: “Por la ecología, intentamos que se puedan reutilizar y no sean descartables”.

La principal dificultad a la que se enfrenta es la logística. Debido al aislamiento obligatorio, utiliza los servicios de Rappi o Glovo para hacer los envíos, o bien el servicio de mensajería de Mercado Libre para las ventas que se realizan a través de la plataforma de venta online. El tapabocas con diseño personalizado tiene un valor de $200, y se puede solicitar también mediante su cuenta de Instagram: @bandoneonideas. Un detalle no menor, es que es posible recibir el tapabocas en casa el mismo día en que se realiza el pedido.

Asimismo, y entendiendo el difícil contexto que atraviesa el país, el creador de Bandoneón Ideas precisó que cada 10 barbijos que se venden, una parte de lo recaudado se dona en alimentos no perecederos a comedores de la zona de Núñez, donde reside.

¿Por qué hay tapabocas transparentes?

En los últimos días, Diego Santilli, vicejefe de Gobierno de la Ciudad, llamó la atención por aparecer en los medios de comunicación con un tapabocas particular, que dejaba ver su boca detrás de un plástico.

La idea de este tapabocas surge tras el pedido de activistas y organizaciones que luchan por los derechos de las personas sordas e hipoacúsicas, que reclaman que los trabajadores de los servicios considerados esenciales (cajeros de supermercados, comerciantes, fuerzas de seguridad, personal de salud y periodistas de TV, entre otros), utilicen tapabocas transparentes que permitan la lectura labial o de gestos.

Este pedido se viralizó a través de posteos en las redes sociales, y Milagros Torroba, emprendedora y ganadora del programa #Potenciate del GCBA en el 2019, decidió confeccionar estos diseños innovadores para brindar su aporte a la sociedad en esta situación de emergencia. La emprendedora fue quien se puso en contacto con Santilli, que se sumó con el objetivo de promover la propuesta: “El cuidado mutuo fortalece la estructura social”.