La Mesa de Enlace, entre sus propias internas y el reclamo al Gobierno

El Presidente recibirá a las cuatro entidades que componen la organización junto al ministro Luis Basterra.
El Canciller - Comentarios

Luego de varios días de suspenso y postergaciones, finalmente el Presidente se verá cara a cara con los representantes de la Mesa de Enlace.

La reunión fue pautada para este lunes en Casa Rosada. Alberto Fernández los recibirá junto al flamante ministro de Agroindustria, Luis Basterra.

Pero si bien la foto dará una señal de encuentro y diálogo entre las grandes entidades del agro y el Poder Ejecutivo, no son pocos los focos de conflicto que subyacen entre ambos. Sobre todo, después de decidir un aumento del tope de las retenciones para la exportación de soja, trigo y maíz.

“El impacto del incremento de retenciones aprobado tendrá importantes consecuencias sobre miles de productores de todo el país y, además, para el desarrollo de la producción, la inversión y la creación de empleo en el interior”, consideró Daniel Pelegrina, una vez que se conoció la medida que integra la ahora Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

Límites e internas

La Mesa de Enlace irá con la decisión de poner límites a los impuestos sobre el campo. Aunque entre las cuatro entidades que componen la organización hay distintos consideraciones sobre los frenos al Gobierno.

La Confederación Rural Argentina (CRA) fue la primera en marcar territorio. Con la conducción al mando del entrerriano Jorge Chemes recibió solicitudes formales para realizar un cese de comercialización –prefieren no realizar cortes de rutas- desde los productores de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Santa Fe, San Luis, y Entre Ríos.

Para la CRA, la medida del Gobierno fue un “avasallamiento” y criticaron la falta de diálogo antes del anuncio en el Boletín Oficial.

Por su parte, de acuerdo a estimaciones de la Sociedad Rural Argentina (SRA) -otra organización del agro con peso en la Mesa de Enlace- con el 30 y el 12% de derechos el Gobierno iba a recaudar del sector US$1809 millones extras. Ahora, con retenciones al 33 y el 15% subirá a US$2665 millones. En ese sentido, la histórica agrupación exige a Fernández y su equipo que mantengan esa alicuota, al menos por dos años.

Medidos

Las otras dos patas de, justamente, la Mesa (de Enlace) tienen un tinte más conciliador con el Frente de Todos. Si bien expresaron su malestar -sobre todo el decreto en el Boletín Oficial- Coninagro ha mantenido contactos en los últimos días con funcionarios para que se atiendan otras problemáticas de las economías regionales.

Esta entidad incluso tiene línea directa con el Ministerio de Agricultura que conduce Luis Basterra. No son pocos los que recuerdan que Julián Echazarreta, actual segundo de Basterra como secretario de Agricultura, viene de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), entidad adherida a Coninagro.

Como primera reacción, la Federación Agraria Argentina se entusiasmó con las retenciones segmentadas, un reclamo histórico de esta entidad.

Sin embargo, advirtió que con lo aprobado en el Congreso “dicho objetivo aún no está garantizado” y temen -según la palabra de su secretario general, Carlos Achetoni- que pueda quedar simplemente como “una declaración de principios, sin correlato en la práctica”.

La reunión de este lunes será la segunda que las entidades agropecuarias mantienen con las nuevas autoridades, luego de la celebrada el lunes pasado en el Congreso con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el ministro de Agricultura, Luis Basterra.