La jugada de Cristina: pone en duda Pagni los beneficios de la candidatura de Alberto Fernández

El Canciller - Comentarios

En lo que para la mayoría fue visto como un gesto de “intención” de apertura política hacia el centro, la expresidenta Cristina Kirchner eligió al candidato que disputará la presidencia. La actual senadora eligió a un operador político que fue muy crítico con los últimos años del kirchnerismo y con su respectivo proceso de radicalización. Para el editorialista de La Nación, Carlos Pagni, no está claro que el movimiento de Cristina en el tablero electoral haya sido una buena jugada: “El hecho de que a nadie se le haya ocurrido esa fórmula no es una señal de que sea una brillante idea”.

Con esas palabras, el columnista explicó que la jugada podría ser en realidad “disparatada o mala”. En política -consigna- los experimentos que no se le ocurren a nadie no son necesariamente exitosos y, “en general, fracasan”.  Pagni señala que Cristina podría haber bajado su candidatura debido a que el próximo gobierno deberá, necesariamente, profundizar algunas políticas de ajuste, puesto que romper con el Fondo Monetario Internacional no es una opción y en 2020 debería haber un superávit fiscal importante para poder pagar los vencimientos de la deuda.

La tarea de Alberto Fernández al frente de la fórmula es sumar algunos dirigentes que pedían un paso al costado de la expresidenta para volver a discutir. Algo de resultado parece haber tenido con algunos gobernadores que dieron el visto bueno al cambio, pero aún no se avanzó demasiado en la tarea de repatriar a Sergio Massa, un dirigente que en el kirchnerismo consideran clave porque posibilitaría al espacio pensar en ganar en primera vuelta, logrando una ventaja superior a 10 puntos contra el segundo (con más de 40 puntos porcentuales propios).

En esa búsqueda que ensaya, Fernández dio orden a varios economistas y dirigentes de su espacio a dar nociones de lo que podría ser su eventual gobierno. En el aún abstracto equipo económico que le atribuyen (con nombres como Emmanuel Álvarez Agis o Guillermo Nielsen), hay homogeneidad en algunas ideas: el default no es una opción y en el presente no hay para repartir. Todo eso, sumado a que incluso Axel Kicillof llevó a Estados Unidos un discurso moderado y a que el actual Gobierno ganó poder de fuego al poder intervenir en la plaza cambiaria, favorece al presidente Macri, que sufrió fuertes embates del principal verdugo de su reelección, el dólar.

“Pareciera que, para el mercado, una eventual presidencia de Alberto Fernández sería menos traumática, abismal y riesgosa que una eventual presidencia de Cristina. Y esto que puede tener consecuencias negativas en el futuro, tiene consecuencias beneficiosas para Macri en el presente. De hecho, sabemos que va a ser candidata a vicepresidenta y el dólar no se movió. Esto Macri se lo tiene que agradecer a la candidatura de Alberto Fernández”, subrayó Pagni.

El editorialista asegura que habrá que esperar a que aparezcan sondeos que midan con rigor la recepción del anuncio de Cristina, pero, en principio, “es un experimento porque no es natural que el líder vaya en el segundo lugar y ponga de candidato a presidente a un operador político”.