La interna oficial amenaza con un cierre anticipado de sesiones: queja radical y desconfianza con el PJ

El Canciller - Comentarios

La nueva interna de Cambiemos, que se plasmó con acusaciones cruzadas entre el Ejecutivo y la Unión Cívica Radical, podría terminar en un cierre anticipado del Congreso. Lo que empezó como una disputa por la pérdida de un asiento en el Consejo de la Magistratura, derivó en pases de facturas y miradas de reojo. Los radicales cuestionan el vínculo que el Gobierno entabló con sectores del peronismo durante los últimos debates legislativos y crece la desconfianza con el PJ.

En ese marco, la última sesión del año en la Cámara de Diputados, en la que se iba a tratar la modificación del proyecto de Bienes Personales, se cayó a raíz del malestar oficialista por la jugada peronista que le arrebató la mayoría en el Consejo de la Magistratura.

El duro comunicado de la UCR, en el que cuestionó “la impericia en las filas del propio oficialismo” que lo llevó a perder la banca que ocupaba Mario Negri, fue respondido por el macrista Pablo Tonelli, que este martes replicó que hubiera preferido que las críticas “se hubieran realizado al interior de la alianza”.

Esa pelea interna fue la antesala de una reunión del interbloque Cambiemos en el despacho del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, en la que se optó por reprogramar el debate en el recinto para el martes próximo, aunque tampoco hay garantías de que ese día la oposición dé quorum. La próxima semana es la última oportunidad de sesionar antes del fin del período ordinario, previsto para el viernes 30. El Gobierno no tiene previsto convocar a sesiones extraordinarias.

El principal pendiente es la reforma del proyecto de Bienes Personales, que llegó desde el Senado impulsado por Miguel Ángel Pichetto, con el objetivo de atenuar el impacto del impuesto sobre la clase media. Todavía enojados por lo del Consejo, los radicales no quieren facilitarle el tratamiento a un proyecto del peronismo “dialoguista”.

En el Senado, en tanto, una última sesión antes del 30 de noviembre ya está casi descartada. Se atraviesa una situación similar, ya que el frente Cambiemos desconfía del PJ y teme que pueda insistir con el rechazo al decreto que eliminó el Fondo Sojero.