La historia detrás de los mellizos africanos abandonados en Bahía Blanca

Un matrimonio argentino adoptó en Guinea-Bisáu a dos hermanos de seis años. La Justicia investiga si la adopción se hizo de manera irregular.
El Canciller - Comentarios

“Por razones de índole personal, que dificultarían su vinculación y el sostenimiento de su vida familiar”. Esas fueron las palabras del hombre que abandonó, el martes pasado en la Comisaría de la Mujer y de la Familia de Bahía Blanca, a dos niños africanos.

En agosto de 2019, Eduardo Rucci y Natacha Perrig viajaron a Guinea-Bisáu para adoptar a los hermanos. Recién en enero de este año, el matrimonio, los dos niños (6 años) y la hija biológica (11 años) se mudaron al barrio Villa Vega, en San Martín de los Andes. Buscaban una vida más tranquila y lejos de Bahía Blanca.

Pese a que eran reconocidos en la comunidad como padres amorosos, desde que se supo que abandonaron a sus hijos en la comisaria, nadie sabe sobre ellos. Se borraron de las redes sociales ni tampoco atienden el teléfono. Mientras tanto, la Justicia investiga al matrimonio por haber traído irregularmente a los menores al país.

Eduardo Rucci y Natacha Perrig

Hasta el momento, no se lo vio a Rucci en San Martín de los Andres. En cambio, su mujer e hija fueron vistas en una actividad extracurricular en la escuela N°313, a donde también iban los mellizos. Antes de instalarse, ya conocían San Martín porque él había hecho triatlón en la zona.

Perrig es fotógrafa y Rucci trabajaba como representante de una empresa de comunicación. Apenas se mudaron a su nueva ciudad, los agarró la pandemia.

Causa abierta

Una mujer le avisó a la Comisaría de la Mujer y de la Familia que un hombre iba a dejar allí a sus hijos. Los menores tienen solo documentación africana y no cuentan con documentos argentinos, ni provisorios, ni de residencia. Tampoco tendrían fecha de ingreso a la Argentina, aunque sí de salida desde su país de origen.

El matrimonio tampoco presentó los documentos que acrediten que la adopción haya completado todos sus pasos legales en el país africano. Según el Equipo Interdisciplinario que tomó el caso en Bahía Blanca, los pasaportes de los niños no tienen sus identidades originales, sino los nombres de pila que eligieron los adoptantes y el apellido del padre adoptivo.

Rucci y su hija

El fiscal Marcelo Romero Jardín evalúa si el matrimonio cometió el delito de incumplimiento de los deberes de asistencia familiar y un fraude a la Ley de Migraciones. A su vez, los denunciantes consideran que constituye un caso de maltrato infantil.

Para que la causa avance, la Justicia necesita información de la Dirección Nacional de Migraciones para saber si la adopción se hizo legalmente. Desde que llegaron a la comisaría, los niños están bajo “medida de abrigo”, esto implica que fueron trasladados a un hogar municipal.

En la denuncia, desde el equipo de la Comisaría indicaron: “Tras el abandono de los mismos, regresó a su localidad de residencia en San Martín de los Andes, lo que muestra y deja a la vista la vulneración de derechos a la cual quedan expuestos estos hermanos, quienes ya fueron alejados de su país natal, con todo lo que eso implica, en relación a cambios culturales y costumbres cotidianas”.