La herencia económica: números y cruces entre Alberto y Marcos Peña

En el informe que circuló entre funcionarios y periodistas se asegura que "a fin de 2019 el país está listo para crecer". El presidente electo le pidió al jefe de Gabinete que "deje de mentir".
El Canciller - Comentarios

El 9 de diciembre marcará el final del gobierno de Mauricio Macri. Ante ese panorama, la Jefatura de Gabinete, que conduce Marcos Peña, elaboró un informe con un balance sobre la situación económica que deja la gestión de Cambiemos. Pero el paper, lejos de pasar desapercibido, encendió un nuevo cruce entre el Frente de Todos y el gobierno Nacional.

Desde México, Alberto Fernández cruzó a Peña, al indicar que “aunque les queden diez minutos de gobierno, tienen que parar con la mentira” y agregó que “hace dos años nadie pensaba que la Argentina iba a tener la crisis de deuda que hoy tiene, que es producto de la gran inoperancia del Gobierno”.

Ahora bien, ¿qué dice el informe de Jefatura con validación del Ministerio de Hacienda? “Sin magia, sin mentira, sin ficción“, es la oración elegida para comenzar el texto, en una ¿referencia? al gobierno de Cristina Kirchner.

En el primer punto (“Sobre la herencia que dejamos” ) se traza una línea entre la (famosa) herencia recibida y los números económicos finales del 2019: en éstos últimos se destacan equilibrio fiscal primario y una “menor presión tributaria, que sigue alta, pero que es mucho menor que en 2015”.

También la Jefatura de Gabinete define al tipo de cambio como “competitivo”, que -según la visión del Gobierno- “permite un comercio balanceado con el resto del mundo” y destacó “el cuarto año consecutivo de suba de exportaciones”. No se da información acerca del crecimiento del Producto Bruto Interno ni se aclara la permanencia de la restricción cambiaria.

Deuda

Entre los ocho puntos del informe, uno de los más conflictivos es el apartado de Deuda pública. El Gobierno justificó la emisión de títulos de deuda, al indicar que “en estos años tuvimos que pedir prestado, porque heredamos un déficit enorme y porque habían quedado muchas cuentas sin pagar del gobierno anterior, como la deuda con los holdouts”.

El documento argumenta, tal como indicó Macri en el debate, que “dos de cada tres dólares que tomamos de deuda fueron para mejorar los plazos o las condiciones de deudas viejas o, también, para cambiar los acreedores”.

En términos numéricos el déficit acumulado será, según la Jefatura de Gabinete, de 110.000 millones de dólares. ¿El incremento de deuda? El Gobierno la sitúa en 75.000 millones de dólares.  “Si mantenemos el compromiso de tener un presupuesto equilibrado en los próximos años, la deuda pública dejará de ser un problema”, justificaron.

Alberto fue muy crítico de la visión de Peña y, luego de la reunión con López Obrador, disparó en C5N: “Hay que decirle a la gente que este problema de la deuda no existía hace cuatro años y hace dos años nadie pensaba que la Argentina iba a tener la crisis de deuda que hoy tiene, que es producto de la gran inoperancia del Gobierno”, aseguró.

Te recomendamos leer

Empleo e inflación

Sobre el mercado laboral, el Gobierno volvió a recordar que en la gestión se crearon 1.250.000 puestos de trabajo, “incluidos los informales”. El razón del crecimiento del desempleo lo justifican porque “hay más gente saliendo a buscar trabajo”. De acuerdo al informe “el desempleo está en niveles similares a los que dejó el gobierno anterior” y agregaron que “debería ser más bajo, y probablemente baje a medida que la economía vuelva a crecer”.

De acuerdo con lo relevado por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), del propio Ministerio de Producción y Trabajo, el Índice de Empleo para septiembre de 2019 se desplomó un 2,6% para el total de los aglomerados y se acumulan 13 meses consecutivos de destrucción de puestos de trabajo netos.

“Lamentablemente, no se puede eliminar la inflación de un día para el otro, pero en estos cuatro años hemos dado los pasos necesarios para empezar a ver una reducción sostenida y sostenible de la inflación: corregimos las tarifas y el tipo de cambio; y equilibramos las cuentas públicas”, fue el argumento del Gobierno para referirse a la temática de la inflación.

La visión del Gobierno es que la inflación “es el reflejo” de problemas macroeconómicos y que, a diferencia de otras gestiones, en el gobierno de Macri se intentó “atacar los problemas de fondo”. El Índice de Precios al Consumidor (IPC), medición que lleva adelante el Indec, marcó un acumulado de 300 por ciento entre medidados de 2016 y mediados del 2019.

“A fin de 2019 el país está listo para crecer”, estipula el informe. Alberto Fernández no piensa lo mismo.