La hamburguesa no se mancha

La cantidad de hamburgueserías que abrieron en los últimos dos años es directamente proporcional a la cantidad de críticos hamburgueseros que aparecieron en las redes. Cuáles cuentas seguir para que no te comas el verso, como reza una supuesta hamburguesería nacional.
El Canciller - Comentarios
@Adjustable Irrigation Drippers
@Ultimate Compact Money Clip Wallet
@China Rice Cleaning Plant
@Layer 3
@PUMA Fashion Man 36961101 Green Polyamide Sneakers

En el mundo hamburguesero no sólo hay hamburgueserías que te dan una albóndiga entre panes, sino también cuentas que se encargan de recomendar absolutamente todo, sin importar qué te traigan en el plato. Aunque usted no lo crea, hay mucho @chanta dando vuelta (arroba porque inundaron Instagram). Por lo que desde Barril sin Fondo hemos decidido recomendarles a los siguientes blogueros para que confíen cuando quieran ir a comer una hamburguesa, porque la hamburguesa… la hamburguesa no se mancha.

The Burger Life

No entren a su Instagram (y/o Facebook) porque es un peligro: las mejores fotos de hamburguesas están acá. Pato, el boss de la página, es fotógrafo y nos regala poesía con sus lentes. Además, es viajero frecuente y tiene un catálogo de hamburgueserías que asusta.

Su única negativa es que es más bueno que Lassy atado con dos Clonazepam encima y a veces le cuesta marcar los puntos flojos de una hamburguesería. Criticar no es maldad, simplemente hay que saber cuidar el cómo, ya que la crítica siempre es constructiva (al menos desde estos blogueros).

Otro puntito para Pato es que fue pionero del rubro, uno de los primeros junto a DEMH, el siguiente recomendado.

Blog
Instagram

DEMH

Allá por el 2015, cuando apenas había un puñado de hamburgueserías (Burger Joint, Be Frika, Dellepiane, Trixie (?), Tierra de Nadie y pará de contar…), apareció DEMH. Su nombre es un homenaje al famoso ”¿Dónde está mi hamburguesa?” de Homero Simpson (like si lo leíste con tonito).

Así como Pato tiene sus fotos como diferencial, DEMH tenía sus historias. No era simplemente un blog, sino que detrás de cada mordisco había algo más para contar. Luciana y Lautaro comandaban el barco y hacian dos reseñas del mismo lugar. Generalmente coincidían, pero la gracia estaba en leer dos puntos de vista de una pareja unida por el amor a la comida.

Luego de un año lleno de éxitos, la fama consumió a la pareja y por consiguiente al blog. Sin embargo, el amor fue más fuerte y volvieron en forma de fichas, pero sólo en redes sociales. Lo de escribir lindo y amoroso quedó en el pasado. Demasiado empalagoso para un producto tan noble como la hamburguesa.

P.D: en su palmarés cuentan con haber descubierto Dellepiane y realizar los primeros encuentros hamburgueseros (el primero en Dellepiane y el segundo en Mi Barrio)

Ex blog
Instagram

BurgerFacts

El amo y señor. Con dos mandatos presidenciales a cuestas, Leno acaba de publicar su libro 101 hamburguesas que hay que comer antes de morir. Él fue quien más pila le puso a la cosa, nada de vagancia: escribir, escribir y escribir. Su amor e inquietud por la comida lo llevó a meterse de lleno en el mundo de las críticas 2.0 y publicó en varios lugares, como Guía Oleo, Planeta Joy y Restorando.

Llegó al estrellato por visibilizar a La Birra: luego de publicar su reseña, al finde siguiente hubo cola por primera vez para entrar. El resto es historia. Sin embargo, su blog es el más completo de todos: podés encontrar desde recetas de hambuguesas hasta tips para ahorrar en pan.

Blog
Instagram

Burger Kid

El YouTuber más poronga de todos, el que tiene más aguante. Ale, a.k.a. Burger Kid, creó un personaje a base de sinceridad y transparencia. Acá no hay lugar para lo retorcido, todo bien “palo y a la bolsa”.

Su estilo lo puso entre los blogueros más queridos y con seguidores más fieles. Quedó demostrado en cada juntada que propuso y en el apoyo de las hamburgueserías, ya que más de una le pidió que diseñara una hamburguesa. Hoy en día, la Kid Co. de The Burger Company es de su autoría y la ROMPE.

Al igual que Pato (The Burger Life Blog), el Kid tiene muchas millas acumuladas y empezó su travesía bloguera con locales de Estados Unidos. A él le corre cheddar por las venas y reconoce sólo con el olfato una hamburguesa hecha y derecha. Gracias a su fanatismo por ese tipo de hamburguesa, muchas hamburgueserías dejaron de hacer albóndigas para imitar al producto de la tierra prometida.

Un datito de color: la Chechu, su novia, es vegetariana. Insólito, pero bueno, en casa de herrero…

YouTube
Instagram

Sandals

Compañero de aventuras de Burger Kid. Tiene un perfil más bajo, pero el mismo amor y conocimiento por las hamburguesas. Al igual que Pato y Ale, su tarjeta LanPass debe tener muchos ceros.

Sandals hace junto a Burger Kid The White Castle, el podcast que todo hamburguesero debería escuchar. También te tira la posta con algunos productos y recetas (no sólo de hamburguesas) vía Instagram Stories.

Instagram

BurgerLove

El más nuevo del mundillo, que se ganó el respeto a base de comer, comer y comer. El Love empezó reseñando a La Birra una y otra vez. Si te lo querías cruzar, tenías que ir a La Birra un sábado.

No me pregunten cómo, pero el Love siempre está degustando y cantando la posta con sinceridad, arma fundamental para fidelizar.

Instagram