Un viejo conflicto en el CIADI, eje de la reunión de Solá y el ministro de Economía alemán

También hablaron de la renegociación de la deuda y la construcción de la represa Chihuido, en Neuquén.
El Canciller - Comentarios

El plan de Argentina para renegociar la deuda con el FMI estuvo presente también en la reunión que mantuvieron este lunes el canciller Felipe Solá y el ministro de Economía y Energía de Alemania, Peter Altmaier. Durante el encuentro se abordaron también otros temas, como la construcción de la represa Chihuido, en Neuquén; y el conflicto con la constructora alemana Hochtief, que terminó en el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a inversiones).

Solá le explicó al ministro alemán las gestiones de Alberto Fernández para renegociar con el Fondo y los acreedores privados, sostuvo que la intención está puesta en encontrar una salida a la crisis que no termine en un mayor deterioro económico; e insistió en que la responsabilidad del préstamo se divide entre Mauricio Macri y el FMI.

Te recomendamos leer

Otro de los temas que se tocaron fue el acuerdo Mercosur-UE, aunque desde Cancillería confirmaron que no se profundizó demasiado. “Se conversó, pero está pendiente de aprobación de los parlamentos”, explicaron.

Alemania ve el acuerdo con buenos ojos, sin embargo, Francia está en la vereda de enfrente y ambos son países que pesan fuerte en la legislación europea. De todas maneras, en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto plantearon que el principal objetivo es restructurar la deuda, “para poder destinar ese dinero a levantar el mercado interno y ver si podemos bajar los niveles de pobreza”.

En sus redes sociales Solá compartió la foto del encuentro. “Me reuní con el ministro de Economía y Energía de Alemania, para coordinar acciones que ayuden a mejorar la difícil situación que atraviesa nuestro país”, escribió.

Si bien el interés alemán radica en la construcción de la represa ubicada sobre el río Neuquén, primero deberán terminar de resolver el conflicto en el CIADI que se arrastra desde el 2007, por una indemnización de las obras de construcción y mantenimiento del puente que une las ciudades de Rosario (Santa Fe) y Victoria (Entre Ríos).

El centro de arreglo para conflictos de inversiones había resuelto que Argentina le pague a la constructora alemana 13,41 millones de dólares. La firma decidió apelar, ya que reclamaban US$ 157 millones. El Gobierno se ofreció a pagar lo establecido, pero solicitó que la empresa retire la apelación.