La despedida sin lágrimas de Monzó, el liderazgo de Macri y la grieta de Cambiemos

El Canciller - Comentarios

Con algunos grises, el Círculo Rojo dejó bien en claro que banca al presidente Mauricio Macri. En medio de días complejos para Cambiemos por el malhumor social y las críticas de la oposición que pegaron profundo, Eduardo Van Der Kooy y Joaquín Morales Solá se encargaron de alejar los rumores de crisis en la Casa Rosada.

En su columna en la Nación, Morales Solá no puso reparos para resaltar el liderazgo ineludible del primer mandatario. En este sentido, lo ubicó como el jefe máximo del ala dura de Cambiemos y lo distinguió de “los blandos” que conforman el bloque.

Aunque luego esboza algunas críticas por los modos de implementar los aumentos en las tarifas, destaca su capacidad para mostrar las armas utilizadas para repartir el costo político con el resto de los gobernadores, que pretendían eludir el conflicto y depositar todas las responsabilidades en la Nación.

Rápidamente, Solá justificó que Macri “no tuvo alternativa de recurrir a un ajuste puro y duro de la economía, con las consiguientes consecuencias políticas” para “sincerar la economía”. Allí, ensaya una explicación sobre por qué prefirió tener a mayoría de Ceos en su equipo en lugar de políticos militantes. Incluso aparecen en este escenario los argumentos sobre la salida de Monzó, quien dejará la presidente de la Cámara de Diputados para tomar el cargo de Embajador en España, según confirmaron fuentes a elCanciller.

“Nadie lloró por Monzó, en público al menos, aunque fue uno de los arquitectos fundamentales de varias victorias parlamentarias del Gobierno”, aseguró el periodista de La Nación.

En Clarín, Van der Kooy estuvo en sintonía con el discurso que quiere escuchar el Gobierno. “Hay grietas, pero Cambiemos aguanta”, resume el periodista que marcó sus sugestivas diferencias con la idea principal de Cambiemos, con el “golpe al bolsillo” por las subas en los servicios. “Se encandiló demasiado (Macri) a lo mejor, con las cifras que le acercó Juan José Aranguren”, aseguró.

“En Cambiemos el debate hizo ruido por las advertencias de Elisa Carrió y del radicalismo. El Presidente aceptó una salida de consenso que contempla la posibilidad de prorratear el pago de las cargas tarifarias, incluso fuera de estación”, opinó Morales Solá.

Lejos de ahondar en cuestionamientos, Solá pone el horizonte en el 2019: “¿Le importa más a Macri fortalecer la coalición o consolidar sobre todo al PRO? Eso puede verse reflejado en las candidaturas para las elecciones del año que viene. El radicalismo quiere recuperar espacio perdido”.

En definitiva, el Círculo Rojo, con algunos matices como el de Lanata que públicamente expresó su descontento por el tarifazo, arma las filas detrás del Presidente y organiza una defensa a gusto de la Casa Rosada. Hoy, Van Der Kooy y Solá hicieron lo propio para jugar el partido que prefieren Durán Barba y Marcos Peña.