La crisis de Cresta Roja: despidos, protestas y represión

Los empleados, que mantenían un acampe hace cuatro semanas, denuncian que fueron reprimidos en la madrugada por la Gendarmería.
El Canciller - Comentarios

El enfrentamiento entre los empleados y los dueños de Cresta Roja tiene un lamentable nuevo capítulo. Ya pasaron dos años desde la quiebra y venta de la empresa avícola que, a principios del 2018, decidió hacer una “reorganización productiva” en donde 650 trabajadores de los 2300, fueron echados.

La crisis económica de la compañía era la razón que comunicaban los gerentes para realizar el proceso, que se empeñaron en aclarar que no eran despidos, sino una “reorganización”. Mientras tanto, los delegados de la avícola acusaban una situación crítica y alertaban faltantes incluso para alimentar a los pollos.

La tensión se llevó a la calle y hace un mes que casi 300 trabajadores acampaban frente a la planta en la ruta 205. Esta madrugada, los mismos manifestantes denunciaron una represión por parte de la Gendarmería. Según informaron en sus redes sociales, 1300 efectivos llegaron al lugar a las 5 a.m. y comenzaron a echarlos con carros hidrantes, gases lacrimógenos y balas de goma.

Los trabajadores rechazaron el plan de despidos y suspensiones, que ya fue presentado por la empresa y firmado por las autoridades del Ministerio de Trabajo.