La Corte Suprema dejó firme una condena contra Milagro Sala: devolución de favores y mensaje implícito para el Gobierno

Los supremos, por unanimidad, rechazaron un recurso de queja de la dirigente social.
El Canciller - Comentarios
@Yo Lopez ¡Ho!

La Corte Suprema dejó firme una condena contra la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala en la causa por amenazas a policías. Pese a las irregularidades que rodearon al caso, el fallo de los supremos hace que quede firme la condena a dos años de prisión.

La decisión de los ministros de la Corte deja entrever que la grieta con el Gobierno es aún más profunda. Por un lado, desde el inicio de su mandato, Alberto Fernández apuntó contra la necesidad de una reforma íntegra de la Justicia y la posibilidad de aumentar el número de los supremos.

Mientras que en la vereda de enfrente, la Corte le respondía (y responde) al Ejecutivo a través de sus sentencias. Como sucedió con el ex vicepresidente Amado Boudou (los supremos rechazaron el recurso de queja y dejaron firme la condena), en el caso de la ex diputada del Parlasur, los ministros actuaron parecido, pero llegando al mismo resultado.

Los jueces de la Corte Suprema. Foto: CIJ.

¿Cómo es posible que hayan arribado a que tanto Boudou como Sala tengan condenas firmes? En el primer caso, la Corte rechazó la queja a través del artículo 280 del Código Civil y Comercial. Es decir, de una y sin dar explicaciones. En cambio, en la causa de la dirigente social sí explicó sus fundamentos.

Dardos invisibles (y no tanto)

“Cuando yo le planteo a la Argentina que hay que revisar el funcionamiento de la Corte no es porque estoy presionando a la Corte. La Corte está mal y, lo que era un tribunal prestigioso en los años de Néstor [Kirchner], hoy es un tribunal muy poco calificado socialmente”.

Hace menos de una semana atrás, Fernández apuntó contra los supremos, y ellos no tardaron en devolverle los dardos. También el mandatario cuestionó que la Corte no se haya expedido en la causa Boudou.

En modo Guerra Fría, los cinco ministros de la Corte retrucaron al Gobierno. No solo rechazaron el recurso de queja de Sala, si no también avalaron las decisiones de los tribunales jujeños que la condenaron.

El expediente llegó hasta el Palacio de Tribunales porque la dirigente social interpuso recurso extraordinario federal (REX) ante la Suprema Corte de Jujuy, luego de que éste tribunal la condenara a dos años de prisión. Como el Máximo Tribunal de la provincia rechazó el pedido, fue en recurso de queja ante la Corte.

Es la primera vez que se confirma una sentencia contra Sala, que tiene otros procesos judiciales en su contra. En esta causa se le atribuyó haber realizado dos llamadas telefónicas, de contenido amenazante, el día 13 de octubre de 2014.

Cuestiones de formalidades

Los supremos dictaron este jueves el fallo, de 13 fojas, en donde sostienen que está bien denegado el REX por la Corte de Jujuy porque, entre otras cuestiones, la defensa de Sala no respetó la cantidad de hojas del recurso (fueron 52, deberían haber sido 40).

También analizaron las decisiones de las instancias anteriores que condenaron a la exdiputada, y dieron su visto bueno. A su vez, hacen referencia al análisis de las pruebas que hizo la Casación jujeña y lo avala. Mientras que la defensa de Sala sostiene que el estudio de las pruebas fue hecho de forma invalida por Casación y la sentencia dictada estaba “atravesada por la arbitrariedad”.

El Palacio de Tribunales

A diferencia de lo sucedido con el exvice, en esta causa la Corte explica por qué no resuelve la queja. En base a un criterio del tribunal que usa “desde siempre” sostiene que “la autonomía que la Constitución Nacional reconoce a las provincias requiere que se reserven a sus jueces las causas que en lo sustancial del litigio versen sobre aspectos propios de esa jurisdicción”. O sea, Sala es un problema de la Justicia de Jujuy.

Y en la práctica, es un tema que le interesa al gobernador de la provincia, Gerardo Morales. “El fallo de la Corte Suprema sobre Milagro Sala reafirma que hubo hechos concretos de violencia y corrupción”, expresó el funcionario.

En el fallo radica una cuestión fundamental: el reconocimiento de que todo el accionar judicial de las instancias previas es correcto. Para los supremos, no existe “lesión clara a un derecho de raigambre federal”, tampoco la sentencia (condenatoria) “por sus graves defectos de fundamentación o razonamiento, no constituye una derivación razonada del derecho vigente, aplicado a las circunstancias de la causa”.

Esta vez la Corte le respondió al Gobierno en el caso Milagro Sala. ¿Cuál será el próximo?