La Corte fue por una solución “intermedia” (y el Gobierno lo siente como un triunfo)

Los supremos, por mayoría, decidieron que los jueces Bertuzzi, Castelli y Bruglia mantendrán sus cargos de forma transitoria hasta que hayan nuevos concursos.
El Canciller - Comentarios

Después de varias idas y venidas, de espera, indecisiones e internas, la Corte Suprema buscó finalmente una salida “salomónica”. Los magistrados confirmaron a Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli y podrán permanecer en sus cargos de forma interina, hasta que se cubran los cargos (que habían quedado vacantes) con magistrados elegidos en nuevos concursos con acuerdo del Senado. 

Hace poco más de un mes, los supremos aceptaron el per saltum de los jueces. Después de una larga espera, dieron a conocer sus posturas enfrentadas. Por un lado, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco conformaron el voto mayoritaria. Mientras que en la vereda opuesta (como casi siempre) se ubicó Carlos Rosenkrantz. 

La Corte resolvió que las decisiones de los tres jueces son válidas y podrán concursar para quedarse con sus actuales puestos. A su vez, el Máximo Tribunal declaró inconstitucional el Reglamento de Traslados de Jueces del Consejo de la Magistratura, el cual fue modificado en 2019. Además, le pidió al Congreso que sancione una nueva ley.

Los magistrados recurrentes en esta causa, y todos aquellos que ocupan transitoriamente cargos de la judicatura por traslado, continuarán ejerciéndolos y gozando de la garantía de inamovilidad hasta el momento en que sean designados por nombramiento los magistrados que ocupen de modo definitivo dichos cargos, luego de cumplido el proceso constitucional de los arts. 114 incs. 1º y 2º y 99 inc. 4º, en todas sus etapas”. Este párrafo es la columna vertebral del fallo, dado que se refiere no solo a los jueces que presentaron los per salum, sino también a los demás que ocupan cargos sin haber tenido el acuerdo del Senado.

Como suele pasar, otra vez la mayoría peronista –Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti- se aunó para votar estos casos. También Elena Highton de Nolasco tuvo la misma postura, pero escribió su propio voto.

Tampoco sorprendió que el presidente del Máximo Tribunal, Carlos Rosenkrantz, se haya mantenido en solitario. Para él, los magistrados deben continuar en los cargos que obtuvieron durante el gobierno de Mauricio Macri.

Bruglia, Bertuzzi y Castelli

El Consejo de la Magistratura tendrá que promover la realización de los concursos de los cargos vacantes y deberá restringir “al máximo la promoción de nuevos traslados”, reza el fallo. Asimismo, sostiene que el órgano deberá llamar a concursos para cubrir las dos vacantes de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal.

¿Bertuzzi, Bruglia y Castelli estarán contentos?

El fallo de los ministros de la Corte le dará tiempo (seguramente bastante) a los tres jueces para continuar en Comodoro Py. ¿Por qué bastante? Porque la elección de magistrados no se hace de un día para el otro. Los próximos jueces elegidos necesitarán el visto bueno del Senado para acceder a los cargos.

Mientras tanto, Bruglia, Bertuzzi y Castelli resolverán los casos que les lleguen a sus manos. Y aunque parecería ser una disputa circunscripta al poder, también hay un trasfondo económico, ya que se aseguran de cobrar altos salarios, gracias al ascenso otorgado por el macrismo.

Maqueda, Highton y Lorenzetti

El fallo de los cortesanos implica que Bruglia y Bertuzzi seguirán en la sala I de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal y no volverán al Tribunal Oral Federal (TOF) 4 de la Capital Federal. Mientras que Castelli mantendrá su cargo en el TOF 7 de la Capital Federal y no regresará al TOF 3 de San Martín.

Sin embargo, la decisión judicial no contenta del todo a los tres jueces, dado que querían permanecer en los cargos de forma definitiva. Y que esa confirmación sea resuelta por los supremos. Puede que los magistrados dimitan para evitar quedar a la espera de su remoción con un nuevo concurso.

La postura “intermedia” de la Corte tampoco alegra a la oposición, aunque dentro del oficialismo se vive como un triunfo porque, de manera conceptual, ratifica lo dicho por el Frente de Todos: esos puestos ameritan la validación del Senado. Es sin duda un guiño al Ejecutivo.

Fernández y Rosenkrantz se saludan en el Congreso. Foto NA: Pablo Lasansky

Pero el año no termina con este fallo para el Máximo Tribunal. Todavía queda por resolver un asunto políticamente delicado: la acción de amparo del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, contra el Estado nacional.

El funcionario pidió la inconstitucionalidad del decreto que dispuso el traspaso de un punto de coparticipación de la Ciudad a la provincia de Buenos Aires. Los supremos tendrán que apurarse porque este martes, en el Boletín Oficial, el Gobierno reglamentó el funcionamiento del fondo bonaerense que recibirá el dinero.