La bomba de Bonadio: advierte Van der Kooy la ruptura del vínculo entre Macri y Comodoro Py

El Canciller - Comentarios

Las citaciones judiciales de Franco y Gianfranco Macri sorprendieron a la Casa Rosada. A través de sus principales funcionarios judiciales, el presidente Mauricio Macri recibió con desconcierto la balacera del juez federal Claudio Bonadio. Para Eduardo van der Kooy, el Gobierno perdió la sintonía con el Poder Judicial, mientras que para Joaquín Morales Solá, los golpes del magistrado dejan sin argumentos al kirchnerismo.

El editorialista del diario Clarín deslizó la posibilidad de que detrás de las citaciones de Bonadio haya motivos políticos. Quien investiga esa conjetura es el propio Franco Macri, uno de los principales detractores de su hijo en el momento en que decidió desembarcar en la administración pública. Van der Kooy sostiene en su análisis que Macri consultó a todas sus espadas judiciales si habían tenido pistas antes de las citaciones.

Entre los consultados estaban su jefe de asesores, José Torello, el secretario Legal y Técnico, Pablo Clusellas, el asesor legal del rubro judicial, Fabián Rodríguez Simón y el ministro de Justicia, Germán Garavano. “Todos ellos se desayunaron sobre la desventura de la familia presidencial después que el magistrado lanzó su bomba”, remarcó Van der Kooy.

“El paisaje del poder así descripto estaría denotando un par de cosas. El Gobierno ha perdido fluidez en su vínculo natural y comprensible con Comodoro Py. Quizás porque los jueces, como los políticos y empresarios, están envueltos por el enigma que encierra el año electoral que empieza a despuntar”, explicó.

Por otro lado, el editorialista de La Nación, Joaquín Morales Solá, bajo el título “Un giro impensado que dejó sin discurso al kirchnerismo”, remarcó que nunca habían sido citados por corrupción familiares directos de un Presidente en funciones y apunta que el kirchnerismo ya no puede decir que al juez lo maneja Mauricio.

Para Morales Solá, la decisión de Bonadio “desbarata la principal estrategia política y judicial del kirchnerismo. “Si Macri puede dar la orden de perseguir a Cristina, ¿por qué no pudo disponer que su padre y su hermano no sean convocados por el juez? Si la única obsesión de Bonadio es acorralar a Cristina, ¿por qué perdería el tiempo con la familia directa del actual presidente? El kirchnerismo ha quedado directamente sin discurso después de esas decisiones del juez”, escribió.

En el mismo sentido, sostuvo que hay que remontarse al gobierno de Raúl Alfonsín para encontrar una caso semejante de independencia del Poder Judicial.