La autopsia de Débora Pérez Volpin: lesiones en esófago y estómago

El Canciller - Comentarios

El abogado de la única autoimputada por la muerte de la periodista y legisladora, Débora Pérez Volpin, Eduardo Gerome, aseguró que el trabajo de su representada, Nélida Inés Puente, fue “impecable” y dijo que la pericia descarta problemas con la anestesia: “No hubo ningún error en materia anestésica”.

Mientras la Justicia caratuló la causa como “homicidio culposo” y que está a cargo del juez Gabriel Ghirlanda y de la fiscal Nancy Olivieri, los peritos estudian las perforaciones halladas en el estómago y en el esófago. ¿Por qué? son elementos claves para determinar si existieron responsabilidades de los médicos del Sanatorio de la Trinidad durante la endoscopía.

Gerome explicó que su defendida (Puente), se presentó de inmediato ante las autoridades para colaborar con la investigación. “Cuando la familia decidió formular la denuncia la hizo en forma genérica, como diciendo quiero que se investigue para que se determine si hay responsables de la muerte. Creo que fue lo mejor que pudo hacer la familia porque me parece que es algo que todos necesitamos saber. Tanto la familia, los médicos, la sociedad, era una figura pública muy querida por todo el mundo y nos merecíamos todos saber la causa de la muerte”, dijo el abogado.

En diálogo con Radio La Red, el prestigioso abogado explicó que “Cuando se produce la denuncia, la doctora Puente que fue una de las que intervino en la endoscopía, porque intervienen dos personas, la anestesista y el gastroenterólogo, nos presentamos de inmediato poniéndonos a disposición del magistrado interviniente y solicitando estar en la autopsia que se iba a hacer como efectivamente se hizo. Dado que la anestesista había realizado una tarea impecable, según me contó, siguiendo todos los protocolos, el resultado era increíble, insólito, para una tarea perfecta desde el punto de vista anestesiólogo. Entonces algo había pasado y era necesario saber”.

Según el abogado, al parecer, previamente no habría elementos que podrían haber causado semejante problema. De hecho, le realizaron un electrocardiograma a Pérez Volpin previo a la endoscopía y no hubo problema alguno.

La periodista, ex conductora del ciclo “Arriba Argentinos” junto a Marcelo Bonelli, llegó a la clínica el martes. Sufría dolores abdominales fuertes. De hecho, le escribió a las 15:30, horas previas a su muerte al periodista Guillermo Lobo, compañero suyo durante años en el Grupo Clarín. “Me pidió el celular de La Trinidad y un rato después vi un mensaje que decía que ya lo había solucionado. Me dijo que me despreocupara: no la noté asustada ni preocupada. Y Débora sabía de salud, se crió con un médico”, contó Lobo.