“La Argentina gasta más de lo que gana”: la advertencia de Bloomberg

El Canciller - Comentarios

La breve primavera económica que viene atravesando la Argentina, con un mercado cambiario relativamente estable y una tenue baja de la inflación, se frenó abruptamente este jueves con un artículo de Bloomberg, uno de los medios económicos más importantes del mundo (que ha sido crítico del gobierno de Mauricio Macri en este último año), que advirtió que nuestro país no puede salir de “su maldición económica“.

Entre varios temas, el escrito relaciona la situación económica argentina con la burbuja de finales del siglo XIX financiada por la firma bancaria Baring Brothers, que casi quiebra por los préstamos que le dio a nuestro país.

“Muchos de los elementos de la crisis de Baring -acumular deuda, una moneda derrotada, auxilio financiero, e incluso sequía- tienen eco en la actual recesión argentina“, explica el artículo.

“Su economía sigue un camino muy conocido: gasta más de lo que gana, confiándose en las ganancias de la venta de granos y forzando a los gobiernos a tomar deuda para cubrir la compra de importaciones y, una vez que los inversores están reacios a prestar más dinero, un efecto dominó vicioso termina en miseria. No es raro que hayan tenido 61 titulares del Banco Central en 84 años de existencia de la entidad”, sigue.

Bloomberg asegura que desde 1950, la Argentina ha pasado el 33% del tiempo en recesión y hace un resumen de las presidencias desde inicios de la década del 70 hasta la de Mauricio Macri, a la que describió como “más amigable para los mercados”.

Además del pasado, habló del futuro: gané quien gané, la Argentina deberá reestructurar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) una vez que los fondos se acaben en 2021 y retomó la advertencia del organismo multilateral que observó una contracción del 1,3% para 2019, con una inflación que terminará el año en cerca del 40% y “riesgos negativos significativos” para su pronóstico, en particular, la incertidumbre política.

“Con las primarias presidenciales programadas para el 11 de agosto, la votación se perfila como una dramática competencia sobre el futuro económico del país”, remarca.