Kicillof vs intendentes, (posible) fuego amigo en el Frente de Todos

En la semana del debate por la reforma fiscal, los jefes comunales peronistas le reclaman al Gobernador "mayor participación" en el Ejecutivo provincial.
El Canciller - Comentarios

Axel Kicillof sigue “ganando” desafíos. A la difícil tarea de aprobar la ley de reforma impositiva, el Gobernador sumó ahora un nuevo conflicto.

Los intendentes le reclaman mayor participación. Pero en este caso, el reclamo no vendría de los jefes comunales de Juntos por el Cambio, sino de los propios intendentes peronistas, los mismos que apoyaron su candidatura en el Frente de Todos.

“Esta indiferencia nunca nos pasó. Deberíamos ser escuchados”, fue la declaración que, según el diario La Nación, repitieron en off varios intendentes peronistas -incluidos algunos “barones”-.

Te recomendamos leer

El principal reclamo radicaría en la falta de “interlocución” entre La Plata y los intendentes. En otras palabras, que no hay “representantes” de los jefes comunales en el Gabinete provincial.

En ese sentido, la designación de Gabriel Katopodis (San Martín) en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, es un fuerte contraste.

Pero eso no es todo. En varios municipios no cayó “simpático” que el ex ministro de Economía dispuso, en una de las primeras medidas, la obligación para las intendencias de registrar e informar a la Provincia “los fondos de títulos de la ejecución de proyectos nacionales”.

Ese enojo es compartido, también, por algunos intendentes amarillos.

Cabe destacar que, inicialmente, el bosquejo de Kicillof disponía que todos los fondos de Nación deberían pasar primero por el Ministerio de Hacienda, que comanda Pablo López.

Desde la gobernación, por caso, desarticularon el rumor de “fuego amigo”. “Hay un buen diálogo con los intendentes”, informó un funcionario del Ejecutivo a este medio.

Kicillof reconoce que necesita del apoyo de intendentes propios y ajenos para llevar a cabo su gestión. Es que en la composición de la Legislatura el Frente de Todos no cuenta con mayoría propia en ninguna de las dos Cámaras. Por eso, tal como en la ley que prevé una reforma fiscal, sí o sí deberá negociar con los legisladores.