Lucas Pertossi, uno de los ocho rugbiers, pidió la palabra frente al Tribunal y afirmó que "nunca" tuvo la "intención de quitarle la vida a nadie".   

Lo hizo en la última audiencia del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa, también en una fecha especial por ser el tercer aniversario del hecho.   

Comenzó su declaración diciendo: "Veo a mí izquierda a un amigo mío que lo estaban agarrando del pie y lo querían tirar al piso, les digo 'soltarlo', veo que el chico se para y me voy caminando hacia la esquina. Cuando llego me encuentro con que no sabía dónde estaba parado, más la noche, más el alcohol, y al llegar a la esquina los pierdo".   

"Ahí llamo y mando mensajes a mis amigos. Me dicen que estaban en el mercado. Cuando voy veo que no están, los empiezo a llamar. Veo a un chico y le pregunto '¿Viste a grupo de chicos?'.

(El chico responde) 'No vi a nadie, hubo una pelea en Le Brique, llegó la ambulancia y caducó el grupo'", explicó frente a los jueces.   

Aun así, la resolución final de su testimonio corto fue: "En ningún momento le pegué a Fernando Báez Sosa, en ningún momento participé de un plan de asesinato, solo fui de vacaciones. Nunca tuve intención de quitarle la vida a nadie".

Después de la corta declaración de Lucas Pertossi en el juicio, pidió la palabra el rugbier Blas Cinalli que en todo momento manifestó que "nunca" le pegó "a Fernando" Báez Sosa.   

"Yo en ningún momento le pegue a Fernando Báez Sosa, supongo que con quien tuve el encuentro dentro del boliche no sé, capaz fue él. En ningún momento le pegué, veo que dicen que él tenía ADN mío en la uña del dedo meñique", expresó.   

Luego del testimonio se le pidió que con un puntero señale el video en donde estaba al momento del ataque.